Chilenidad, Españolismo y Fiestas Patrias

Mientras en España nos fracturamos queriendo o no queriendo ser españoles, Chile se tiñe de rojo, azul y blanco para celebrar sus fiestas patrias.  Banderas, banderines, trajes, gastronomía, concursos de decoración chilena dentro de las oficinas (¡alguna con parrilla incluida!) ... todo se viste de chilenidad.

En fiestas patrias se celebra el proceso independentista de la Corona Española y la formación de Chile como un Estado Nación. Ya que celebran que nos echaron, aunque a día de hoy seguimos agarrados a la cordillera unos 65.000 Españoles, nosotros, por deferencia a nuestro país de adopción, decidimos irnos de viaje estos días a las cataratas de Iguazú, no sin antes vivir como los más Chilenos de todos, el intenso previo al 18.

 

Estos días se recuperan las tradiciones típicas de la identidad nacional, que conforman la llamada "Chilenidad". Es la celebración más popular en Chile. En los colegios se lo curran mucho mucho, los niños se visten de huasos, bailan la cueca, se divierten con los juegos tradicionales y comen platos típicos como empanadas y cuchuflis.

El concurso de cueca (baile tradicional con pañuelo, a lo Leonardo Dantés) en el colegio lo ganaron los hijos de mis amigas: Rodrigo, Vera y Javier, que fueron los más huasos de los huasos y dejaron bien alto el pabellón de los chilenos de adopción. (También se dice por el colegio que mi amiga Sesé ganó todos los juegos tradicionales desde tirar de la cuerda hasta la carrera con tobillos atados dándolo todo ante la estupefacta mirada de alguna madre menos entregada...)

 

La verdad es que, cuando vives fuera y el alma se te llena de España, te gustaría tener algo así. Una bandera sin dobles lecturas, que no ofendiera a muchos, un patriotismo que no significase una tendencia y un himno con letra que pudiera cantar a voz en cuello sin recurrir al nana nana nanananananaaa .

Que envidia de Chilenidad, unidos como país pese a sus 6.000 km de longitud, chilenos todos pese a las diferencias sociales (abismales), orgullosos de lo suyo y hasta bebiendo esa cosa empalagosa llamada mote con huesillo que es peor que la prueba de la glucosa. 

 

Aquí en Chile somos muchos los Españoles adoptados; Catalanes, Madrileños, Cacereños, Sevillanos, Valencianos, Murcianos, Santanderinos, Gaditanos... y nos unimos como una piña (o mejor dicho, nos unimos cual paella, con ingredientes muy diferentes pero formando juntos un plato único) y celebramos a "nuestros" ganadores de Cueca muy orgullosos de que sean "nuestros" con el orgullo de madres Pantoja.

 

Por todo esto hoy quiero ser chilena y digo en voz muy alta ¡Viva Chile! y también ¡Viva España! porque, todas nuestras diferencias son lo que nos hacen un país único, ojalá algún día lo celebremos como se merece.


Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Sesé (martes, 19 septiembre 2017 02:57)

    Ay Blanca una vez más lo bordas con gracia y salero, que suerte la nuestra q Te trajeran para este lado del mundo.
    Muacccc!!!!!

  • #2

    Bea (martes, 19 septiembre 2017 04:13)

    Soy fan totalmente tuya !!! Creo que tendrías que escribir más seguido!!! Ese talento hay que explotarlo !!! Besos y feliz 18

  • #3

    Maya (miércoles, 20 septiembre 2017 14:02)

    Que tontería de blog! Es de paletos.