LECHES ANTOLOGICAS

Mi cuñada Nieves tiene la teoría de que mi marido es tan inteligente porque, cuando era pequeño, ella le dio en la cabeza con un palo. Yo, que confío plenamente en mi cuñada, debo ser superdotada, porque la historia de mi vida está llena de leches antológicas. He aquí las más sonadas (literal y figuradamente).

Todavía recuerdo con estupor, vergüenza y un leve dolor de cuello crónico, aquella vez en la despedida de soltera de una amiga, en que me pareció (tras una serie de copas de dudosa calidad) que era una buenísima idea saltar vestida a la piscina del hotel rural en que nos hospedábamos, en pleno invierno. En mi cabeza, un salto sirena saliendo del agua a lo Esther Williams como en esas películas en que una enamorada empuja al chico de sus sueños y luego él tira de ella y ríen y ríen sin que ella se despeine o se le corra el rimmel. En la realidad, una piscina medio vacía y mi cabeza clavada en el suelo de la misma mientras el resto de mi cuerpo caía estrepitosamente en otra dirección. 

 

La mas humillante de todas fue en la firma de abogados donde trabajaba…había organizado un desayuno de alto copete con el Presidente y el Consejero Delegado, al que habíamos invitado al recién designado Decano de una universidad muy top.

Estaba bastante nerviosa y, a lo “Armas de Mujer”, había elegido cuidadosamente todo mi vestuario para parecer una ejecutiva seria y profesional. Me había puesto hasta tacón. Y ese fue mi error … Cuando me disponía a bajar por la elegante escalera de caracol para recibir a nuestros invitados me traicionaron los tacones y bajé, si, pero rodando por toda la escalera, con giro incluido, hasta terminar postrada a los pies de tan magno invitado. En ese momento no se me ocurrió otra cosa que decirle “¡a sus pies!” y del ataque de risa que le dió todo salió “RODADO”. 

Escalera culpable de mi estrepitosa caída...bien visible, nada de una escalera escondida en una esquina para poder disimilar, no.

Un buen recopilatorio de castañazos ajenos:  

  • Vivi y sus amigas habían quedado con unos chicos para salir de copas. Vivi iba con paso firme mientras charlaba, entonces sucedió algo imprevisto, ininteligible, incompresible...Vivi se tragó un árbol. Quedó sentada, en el suelo, con el árbol entre sus piernas y un ojo tricolor, con un tremendo parecido a Slotty (el de los Goonies) que daba ataques de pánico a quien la miraba… por supuesto sus amigas mentimos como bellacas y le dijimos que no se le notaba nada y que lo mejor era ponerse una copa en el ojo. Huelga decir que Vivi no ligó en una buena temporada...pero esa es otra historia.
  • Angels corría dando una vuelta a la cancha en clase de tenis ante la atenta mirada de sus compañeras. En vez de rodear la silla del juez de pista pensó “que tontería, es mas rápido si paso por debajo”, lo que no vió fue la barra de hierro que atravesaba la silla a la altura de sus cejas y donde, por supuesto, se dejó la frente, y la dignidad… 
  • Daniela quedó por primera vez con su chico para ir al cine, con los nervios olvido bajar el asiento y cayó sentada de golpe en el suelo mientras palomitas y coca cola volaban por los aires para aterrizar finalmente sobre su maltrecho cuerpo…no hubo segunda cita…
  • María llegaba tarde. Corría agobiada porque había quedado con sus compañeros del máster para el primer trabajo en grupo, llegando, a diez metros, les divisó en una mesa de la terraza, siguió corriendo hasta que se dio cuenta, demasiado tarde, de que la terraza estaba acristalada y sus compañeros pudieron ver de cerca su nariz aplastada contra el cristal …  

Así que todas las que como yo, soléis caeros, tropezaros, rodar por escaleras, estamparos contra cristales, puertas y ventanas que sepáis que con cada caída, seréis un poco mas inteligentes. Lo dice mi cuñada, y yo lo certifico porque, tras la caída ante el decano empecé a resolver ecuaciones de tercer grado como si fuera el mismísimo Pitágoras.


Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Raul (martes, 29 agosto 2017 00:47)

    Sigo pensando que la más traumática fue la de tu boda, pero solo la vi yo... y todos los santanderinos despiertos a esa hora.

  • #2

    Ana Arozarena (viernes, 01 septiembre 2017 17:37)

    Me encanta!!! No me he podido reís más....lo de a sus pies es lo mejor!

  • #3

    Vivi (viernes, 01 septiembre 2017 21:42)

    Jajajajaja. No puedo con "a sus pies".

  • #4

    Sandra Rodríguez-Miñón/tu mayor fan (viernes, 01 septiembre 2017 22:45)

    Desde luego Blanca, no dejas de sorprenderme y divertirme!!!! Buenísimo post. Esas caídas te han sentado de cine!! Un besazo