EL EMIGRANTE INVERSO

Cinco grandes descubrimientos, o sensaciones encontradas del expatriado reversible: aquel que vuelve a "su casa" de vacaciones

Mientras el frío del invierno (y el smog) caían sobre Santiago de Chile, y aprovechando mi "estado preñil" de 5 meses, decidimos que lo mejor era que los niños, y yo misma con mi organismo creciente, volásemos a mediados de julio rumbo a Santander por un periodo de tiempo vacacional digno de los Grimaldi. 

 

He abandonado el blog dos meses a cambio de reencuentros, mamitis aguda, hermanismo ilustrado, compras, amigos, familia, gastronomía mediterránea a cascoporro, playa y alguna cañita que otra (lo cual negaré ante mi ginecólogo ...). 

 

Un vuelo de 13 horas, que incluye transbordo en Barajas, sola con dos niños de 2 y 5 años, un bombo y tres maletas no es fácil...gracias a Steve Jobs y a Walt Disney se hizo bastante llevadero ¡mi agradecimiento eterno a ambos!. No quiero ni pensar lo que dirían de mí las "madres coraje womantirizadas" al verme enchufar a los niños al iPad durante todo el trayecto como si fueran drogas duras y sin temblarme el pulso....

 

Ante los típicos comentarios habituales de "qué suerte Raúl que se queda de Rodríguez (guiño/codazo)" decir que lo cierto es que habría que hacer la ola a tanto súper padre que se queda solo currando mientras su familia disfruta de las vacaciones. Tal vez los primeros días es estupendo llegar a casa, cenar pistachos con cerveza y verte las olimpiadas, o 6 temporadas de walking dead sin interrupciones varias, pero estoy segura de que, en la mayor parte de los casos, se hace duro llegar a casa y que todo esté igual que cuando te fuiste por la mañana, que no haya nadie que se abalance sobre tí al oír la puerta o la sensación del inalterable otro lado de la cama...

 

 

Mis cinco principales descubrimientos o sensaciones encontradas del emigrante inverso (aquel que va a su casa, y a su país, de vacaciones) :

 

1. Esa fantasía de que al bajar del avión te va a recibir por lo menos el rey con una banda de música tocando el clásico de turrones el almendro mientras cae una lluvia de confeti para celebrar tu vuelta...pero no pasa...

2. Al llegar la emoción es absoluta: el aire huele mejor, el sol brilla más, las cañas están más frías y todos son más guapos, más flacos y más listos 😂.


3. No lo habías pensado perooo... la vida ha seguido y tú ya no estás, y te has perdido muchas cosas, e incluso, en ocasiones, te sientes algo fuera de lugar en las conversaciones...(¿quienes son esas de las que hablan? ¿y eso cuando ha pasado? ¿fiestón para celebrar los 40 sin mi...?).


4. De repente te das cuenta de que la que pensabas que era TU casa ya no es tan TU casa...porque lo cierto es que tu casa está ahora a 13.000 km. 


5. Lo peor...las bienvenidas que saben a despedidas porque hay personas a las que ves y de las que te despides casi al mismo tiempo y hasta el año que viene...y da mucho vértigo. Lo mejor, has duplicado tus vidas y aunque no participes al 100% de la anterior, tienes otra esperándote llena de sorpresas, aventuras, nuevos amigos, gente también genial y descubrimientos infinitos.

Y te sientes mas en casa en aquel lugar desconocido en el que no hace mucho te sentías como un extraño...


Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    sol lainz (viernes, 07 octubre 2016 11:04)

    "La única patria es mi infancia", no recuerdo quién lo dijo pero me gustó.

  • #2

    Mayte (viernes, 07 octubre 2016 13:15)

    Tu casa somos nosotras!! Todos los que te queremos!! Y nunca nunca haremos esa fiesta de 40 sin ti!! La vamos a hacer en chile!!

  • #3

    Reversible (viernes, 07 octubre 2016 15:11)

  • #4

    Ana Llarena (viernes, 07 octubre 2016 15:16)

    Seguro que no mola tanto quedarse de Rodríguez ???? Jajajaja la fiesta no se hace sin ti y se prioriza celebración en Chile te diré .
    Si te querré mucho q he escrito un post. Flipo.

  • #5

    Amelia Aguilar (viernes, 07 octubre 2016 15:24)

    Todo verdad, la vida sigue sin tí, pero a cambio... Has concido 10 veces más gente que todos tus amigos juntos, has aprendido diez veces más lecciones ( de las buenas) que todos tus amigos juntos, estás ofreciendo a tus hijos (aunque son pequeños y no se dan cuenta) una amplitud de mente que dificilmente conseguirán en su colegio de Madrid. En definitiva, tu vida es más rica, más interesante y estás experimentando algo que te hace, irremediablemente, mejor persona. Un beso muy fuerte de una exemigrante.

  • #6

    Carolina (miércoles, 01 febrero 2017 11:32)

    Ay, cuánta razón tienes! Cuando vuelvo a casa (cuándo dejaremos de usar esta expresión para referirnos a un sitio donde ya no vivimos?) me paso lo mismo. Y el comentario que más oigo cuando pregunto qué tal va todo es: como siempre, todo igual!.. Como es posible? de verdad que en un año no te ha pasado nada? Entonces, de qué hablas con la gente todos los días? Muchos piensan que nuestra vida fuera es tan "guay" que lo que hacen ellos no nos parece interesante.