Y de repente...¡un chilenito!

 

Mis primeras semanas en Chile se podrían resumir en: "¿dónde estoy ? ¿dónde voy? ¿cómo voy? ¿Y los niños? ¿por qué esta casa nunca está limpia? ¿Qué dice este señor que habla español pero parece coreano? ¿y que veo en la tele, dónde están Masterchef, los telediarios, o, Pekín Express?, ¿Quiénes son estos que aquí dicen que son famosos y a mi no me suenan de nada?" si hasta echo de menos a Jorge Javier Vazquez, Chicote o Pablo Motos... que ya es decir...

 

En estos momentos de vulnerabilidad e incertidumbre mi amiga y vecina Bea, la persona más deportista y activa que he conocido, me arrastró, cual entrenadora personal en un programa de obesos morbidos que bajan 70 kilos en un mes, a un club deportivo que hay al lado de casa, el Club 50, donde durante diez días hice mas deporte que en toda mi vida...bicicleta, correr, nadar, aquagym, yoga...Por cierto, que de este club nos echaron, impresentablemente, por hablar alto..."estos españoles como alborotan..." luego nos readmitieron pero ya era tarde para mí y para mi cuerpoescombro.

 

Si, nunca estuve tan en forma ni tan delgada perooo...y ¿por qué esta barriga (guata en Chileno) no baja? me preguntaba. Pues la respuesta la encontré de la mano de "predictor" ¡¡Estoy embarazada!!. Lo cierto es que ha sido una sorpresa inesperada (como todas las sorpresas) y por lo tanto aún más emocionante, estamos súper felices y casi he pasado el primer trimestre, literalmente, sin enterarme.

 

Es un momento inmejorable para poder vivir un embarazo sin estrés, sin correr por los pasillos del curro haciendo malabarismos con 200 temas urgentes y 100 importantes, llegando in extremis para estar con los niños en el jardín y contar unos cuentos a los vecinos con la blackberry vibrando en el bolsillo. Y ojo, que no digo que no me gustase, me gustaba mucho, son formas distintas pero igual de intensas e ilusionantes de vivir el binomio maternidad/profesionalidad y cada una debería poder elegir la suya sin ser o sentirse juzgada. Yo sentía mi vida muy completa con un trabajo exigente pero motivante y una familia estupenda y ese era mi equilibrio. Qué le vamos a hacer, me va ir corriendo a todas partes  y hacer miles de cosas...

 

Aquí en Chile, de momento, compagino clases de inglés y certificación en coaching con nuestra integración en el país y un "curso vivencial acelerado", dadas las circunstancias, sobre la sanidad chilena que es, por encima de todas las cosas, CARA, CARISIMA: cómo tener un bebé (guagua) en Chile sin morir desangrado (y no me refiero a los análisis sino a la cuenta corriente). Para que os hagáis una idea una consulta ginecológica son 50.000 pesos (70€ más todo lo que te hagan aparte, ecografía, etc) y dar a luz, si es entre semana y de día, si no sube considerablemente, te puede salir por 5 millones de pesos (6.600€).

 

Así que parece que las páginas de mi libro Chileno se van rellenando de cosas mucho mas importantes de las que en un principio tenía planificadas porque la vida no se puede planificar, no para de darte sorpresas y, en este caso, regalos ¡YUJU!

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Vivi (miércoles, 27 abril 2016 16:01)

    Menudo regalo!!!!!!Fantastico!!!!!Ya sabes lo mejor de la vida!!y ademas tu puedes con eso y mas!!! No te pruebes!!!bsss

  • #2

    Amelia Aguilar (miércoles, 27 abril 2016 16:19)

    Ya lo dijo Jonh Lenon, Life is what happens while you are busy making other atolladero plans. Enhorabuena BROL, esto y los dos goles de mi hijo el sábado pasado, son las mejores noticias que me han dado en las últimas semanas

  • #3

    El Padre (miércoles, 27 abril 2016 16:30)

    ¿Qué puedo decir yo?

  • #4

    Sandra (miércoles, 27 abril 2016 19:26)

    Amiga también ilusionada, ha sido un notición y me alegro muchísimo!! No dejarás nunca de sorprenderme Blanca!!!! Da gusto leerte, perfección redactora y contagias positivismo!! Te echo de menos!!! Muuuak.

  • #5

    Ana Calata (lunes, 09 mayo 2016 16:01)

    ENHORABUENA!! que noticion!! un beso!!