· 

Encuentros en la tercera fase: integración chilena

¡Sólo ha pasado un segundo y resulta que llevamos más de un mes en Chile! Y eso que aquí (o acá) utilizan otros relojes para medir el tiempo, unos que van mucho mas despacio, y la vida tiene otra velocidad... No para nosotros, en este mes nos han pasado muchas cosas y hemos aprendido muchas más.

 

Los aterrizajes siempre son complejos, especialmente si, en lugar de una maleta con ropa de temporada, viajas con tu vida a cuestas, como un caracol.

 

Cuando nos propusieron venirnos a Chile eramos unos auténticos analfabetos Chilenses....pero con este curso práctico acelerado ya tenemos, al menos, el diplomado. ¡Vamos a por el doctorado!

 

- Lugares:

Hemos descubierto lugares increíbles, como Valparaíso con su alma bohemia o la región de los Lagos con su naturaleza inmensa y sus volcanes de película. Ceviches, pescados gigantes, verduras y frutas que saben a verduras y frutas y paisajes extremos que hacen que se te quede cara de Paco Martinez Soria...

 

-Costumbres:

Nos hemos vuelto locos buscando los "útiles escolares", explorando el súper para adivinar qué es qué e intentando entender a los Chilenos que te dicen "voy al tiro" y tardan indefinidamente, que no saben decir que no, aunque no signifique necesariamente que te digan que si, o que te dan un beso cada vez que te ven pero sin embargo te observan con recelo mientras piensan "otros Españoles gritones, directos y que van corriendo a todas partes".

 

 

 - Personas:

Lo mejor de estas semana, sin duda, ha sido conocer gente increíble; mis vecinas salvavidas que me han acogido cuando no me había dado tiempo aún de haber dejado las maletas, los expatriados españoles, que son como mercurio y abren la puerta al que llega de fuera casi sin preguntar, personas que han sabido reinventarse lejos de casa con iniciativa, ilusión, energía y talento que es un lujo conocer. También muchos Chilenos que nos han dejado entrar en sus casas y conocer un trocito de su historia, y todas esas personas que se están convirtiendo en parte de nuestra vida aquí y con las que hemos compartido ya cumpleaños, cenas, almuerzos, "conversas", anécdotas, alguna copa, deporte (quién me lo iba a decir, si yo solo corría si me perseguían) y hasta un karaoke. 

 

Así que pese a las mil complicaciones iniciales (La horrible polución que te obliga a quitarte los zapatos al llegar a casa para no dejar el suelo negro, que no haya llegado aún la mudanza, aterrizar en una casa decorada al puro estilo "transilvania", no entender nada en una reunión del cole, poner cara de poker cuando te dicen que compres "la cotona o el polerón", etc) el balance es más que positivo con la ilusión de no habernos equivocado, de estar aprovechando esta experiencia con los 5 sentidos y de que por delante nos esperan momentos, lugares e historias aún mejores en esta aventura que me encantará compartir con vosotros.


Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Goya (domingo, 10 abril 2016 19:47)

    Con el espíritu y las ganas que le pones a todo, no hay fracaso posible, un beso para todos.

  • #2

    Blanca (domingo, 10 abril 2016 23:32)

    Gracias, Goya! Besos mil!

  • #3

    Amelia Aguilar (lunes, 11 abril 2016 20:43)

    Brol, dentro de poco controlarás el idioma y el reto será no usar esas palabras cuando vuelvas a España y provocar la risa de tu familia y amigos. A mí aún me pasa y hace 10 años que volví.
    Enriquecer tu lenguaje enriquece tu visión de todo y estas experiencias te harán aún más interesante. ;-)
    Coño! Parezco Elena Francis! Besos, Acuario. :-))