Huellas de dinosaurio

Hay personas que dejan huella. Personas únicas capaces de conseguir todo aquello que se proponen. Mi suegro era una de ellas y estoy segura de que murió de disfrutismo exacerbado, por eso, su vacío se puede llenar de recuerdos y anécdotas.

 

Nuestro inicio de verano se adelantó tiñendo de gris las vacaciones en España. Se nos ha ido una persona de esas que dejan huellas de dinosaurio, y hemos pasado con ello por lo peor de vivir en el extranjero, estar lejos de la familia en los momentos más difíciles. Pérdidas importantes vividas en la soledad del otro hemisferio... Y, por eso, este post es para ellos. 

 

Mi suegro era un personaje digno de una novela de Julio Verne, tuvo una vida tejida con sus propias manos llena de aventuras, viajes, misterio, amor y logros épicos.

 

Inteligente, negociante, conversador, cabezón premium, creativo y divertido, con un toque extravagante que le llevaba a apasionarse por las cosa más variopintas; desde pintar retratos naïf de sus hijos y salpicar con ellos las paredes de colores del salón hasta celebrar los goles del Barça rodando por las escaleras de Pachá pasando por viajar a los lugares más recónditos del planeta. Uno de sus últimos proyectos en marcha, con 82 años, era irse a vivir a Zanzíbar...

 

Y es que Pelayo era de esas personas únicas, capaces de conseguir todo aquello que se proponen. Capaces de visualizar sus metas e ir a por ellas alcanzando todos sus sueños. Por eso murió de disfrutismo exacerbado y por eso su vacío se puede llenar de recuerdos y anécdotas.  

 

Te echaremos siempre de menos, espero que disfrutes de la etapa que te toca al menos de la misma forma en que disfrutaste de esta vida, poniéndolo todo patas arriba. Nosotros, por nuestra parte, haremos lo posible por dejar una huella igual de imborrable exprimiendo cada día para no dejar ni gota al azar.

 

 


6 comentarios

SÚPERGELATINA VS LOS CUERPOS DE ACERO

Tras 9 meses de embarazo, 5 de lactancia, una recomendación del pediatra “coma mucho dulce para la lactancia” y una visita a España (hay que comer mucho de esto que no lo hay en Chile) unidos a la amenaza de una madre esperando mi llegada acelgas en mano con cara de “que pena…como se ha puesto” mi cuerpoescombro, acompañado por unos diez kilos de mas, decidió encaminarse a regañadientes al gimnasio…

Ha sido una no muy agradable sorpresa el descubrir que, independientemente de la clase a la que asista, siempre hay una cosa en común…yo soy la peor alumna con diferencia, lo cual se agrava si tenemos en cuenta que la media de edad debe rondar los 50.

 

De un lado esas amazonas enfundadas en conjuntadas Y apretadas prendas deportivas de marca, de edad indefinida con sus cuerpos de acero y sus caras de plástico, que no sudan, levantan las piernas como si fueran plumas y consiguen realizar movimientos contra la lógica, la física e, incluso, la imaginación… De otro lado el cuerpoescombro (es decir, yo misma con mi organismo), cuya masa muscular (más masa que muscular) se mueve en todas direcciones sin orden ni concierto, bajo una camiseta XXL de propaganda y unas zapatillas del año del carolo (siempre entoné el "no al chandal"), sudando como un pollo y con pelos de loca (si, aunque cada tres descompasados movimientos vuelvo a recogerme el pelo, instantáneamente vuelve a parecer que se me ha enredado un gato en la cabellera…).

 

De un lado las amazonas mirándose a ese acusador y maligno espejo gigante, encantadas de conocerse, pidiendo a la torturadora profesional a gritos diez minutos mas de clase. De otro lado el cuerpoescombro, mirando a través del espejo como en los libros aquellos de 3D, pa no verse, congestionada y disimulando en una esquina suplicando que termine ya tamaña tortura deportiva. ¿Por qué seré incapaz de distinguir entre derecha e izquierda?.

 

He de confesar que estoy desarrollando miles de tácticas para ahorrarme alguna flexión, sentadilla, abdominal o similar, eso si…en Yoga el OMNNNN me sale genial, ahí soy la mejor de la clase, siempre tuve voz de cantante de soul (o de conductor de camión, según se vea).

 

En cualquier caso al menos he superado la también poco exitosa incursión en el gimnasio de mi amiga Vivi (llamémosla Vivi para guardar su anonimato y mantener su amistad): Vivi si se compró un conjunto deportivo incluyendo unas zapas nike a la última para su primer día en aerobic. Se encaminó con paso decidido a su primera clase pensando "¡Yes, you can!"porque si, ella iba a ser una de las amazonas. Cuando empezó la clase siguió el ritmo con cierto decoro "un paso a la derecha, un paso a la izquierda, dos pasos adelante, salto hacia atrás". Entonces, un extraño olor empezó a inundar el aula. Vivi pensó "Buff, que olor, es horroroso..." y comenzó a mirar a su alrededor en busca de culpables. Cual no sería su sorpresa al descubrir unas acusadoras pisadas de caca de perro en las que se leía perfectamente la marca "Nike" dirigiéndose hacia ella...Vivi se encaminó discretamente hacia la salida y...nunca más volvió.  

 

Y es que, señoras y señores, el ecosistema del gimnasio no se hizo para mí, que vengo de una estirpe de orgullosos golitrones, que recuerdo los olores y los sabores de mi infancia, mi programa favorito es Masterchef y me casé con un gran cocinillas. Siempre pensé que correr es de cobardes, que el gimnasio es un soberano suplicio (y un aburrimiento), que la comida orgánica es una cursilada y que la pizza no engorda si has tenido un mal día (no sería justo).

Pero aquí estoy, en mi nuevo ser Chileno, yendo cada mañana al gimnasio para ver si, como por arte de magia, me convierto en Elle McPherson o, al menos, en Bridget Jones. Ya os lo contaré… 

13 comentarios

CÓMO VIVIR EN EL EXTRANJERO Y NO MORIR EN EL INTENTO

Hemos cumplido un año desde que aterrizamos en Chile y puedo afirmar, y afirmo, que lo fundamental para sobrevivir al ataque de nervios es rodearte de una gran familia adoptiva que te haga sentir en casa. ¿Suerte? La suerte es de los que se lanzan a por ella…

Cuando llegué a Chile hace un año con mi marido, mis dos churumbeles y el germen del tercero conmigo misma y con mi organismo, no conocía a nadie, ni de oídas. Ni siquiera había oído hablar nunca de este país. Era una auténtica analfabeta chilense.

 

Lo primero que hice, no os digo más, fue buscar el capítulo de "Españoles por el mundo" en el que salía Chile, y pensé…no pinta mal. Así que nos lanzamos de cabeza a esta aventura y hemos tenido mucha suerte (a base de buscarla).

 

Y porque poco hay peor que estar colgada, sola, sin curro y con dos hijos y un bombo en un país desconocido os dejo mis cinco consejos para “encontrar la suerte” y formar tu familia de emigrante

 

 1.PREGUNTAR PREGUNTAR Y PREGUNTAR

 

Cuando decidimos (en un lapso de tiempo en torno al segundo) que aceptábamos la oferta Chilena comencé una prospección social de lo mas intensa. Dí el pre aviso en mi empresa (Cuatrecasas) y a medida que me iba despidiendo a todos les preguntaba “¿Conoces a alguien en Chile?

Así conseguí ponerme en contacto con varias personas (Ana, Isadora y María)  que me ayudaron mucho en mi aterrizaje (En estas circunstancias ¡quedar con alguien a tomar un café o una llamada de alguien que ha vivido allí es de gran ayuda!). 

La primera semana en Chile quedamos c on todas ellas y algunas se ha convertido en grandes amigas.

 

       2. “EL EFECTO LAPA”

 

Tras un vuelo de 14 horas llegamos a nuestro nuevo edificio y, en el mismísimo portal me encontré a Ana Castro “¡Hola! Eres Española verdad? ¿llegáis ahora de España? Yo vivo en el 11 toma mi teléfono para lo que necesites” dijo ella. Huelga decir que me hice un tatuaje con su número, y lo he utilizado MUCHO.

 

Nada más llegar a nuestra nueva casa divisé a unos niños en clase de natación en el piscina, con sus correspondientes madres, así que bajé corriendo y apunté a Sol a natación “señora, solo quedan 3 clases” "no importa, yo la apunto". En cuatro días compartiendo piscina con mis vecinas conseguí una invitación a un cumpleaños ¡Premio! Primer plan chileno. También gracias a una conversación de piscina me apunté a un cóctel en un centro comercial con Bea y sus amigas (ahora también las mías).

 

Moraleja: Decir que si a cualquier plan, aunque te de corte, aunque no conozcas a nadie, aunque tu marido te mire con cara rara porque, tras tres días en Chile, le abandonas para irte con unas desconocidas pintada como una puerta.

 

A esta técnica de gran ayuda la he bautizado “el efecto lapa” lo he estado ensayando intensivamente, consiste en pegar la manga hasta que te integras. 

 

3. ORGANIZAR MUCHOS PLANES

 

Para estrechar lazos con recientes conocidos todos, y digo TODOS, los fines de semana organizamos una cenita o sarao en casa.

Mis años de experiencia en selección me sirvieron para hacerme con un marido "masterchef" que se prepara unas cenas de llorar de la emoción y eso, señores y señoras, une mucho al personal. Ceviche de gambas, patatas con costillas, arroz con pato y setas, barbacoas o asados son siempre un as bajo la manga.

 

 

            4. APUNTARSE A ALGO

 

     De camino al famoso cóctel conocí a Marta Sotillo, una loca del coaching, que me convenció para apuntarme a un curso de tres meses en el que ademas de estar muy entretenida durante mi aterrizaje chileno conocí a un montón de gente estupenda además de conocer mejor el país.

 

   Una madre Española del cole me decía que cuando llegó se apuntó a un gimnasio para socializar pero que no la hablaba ni el de la puerta…los chilenos no son el pueblo mas extrovertido pero tal vez el gimnasio se preste menos a conocer gente

 

5. EL COLE

 

La verdad es que los niños te abren un mundo de posibilidades para conocer gente. Nuestros inicios escolares no fueron muy afortunados porque llegamos a Chile en febrero, en pleno inicio de curso (el curso académico chileno es de marzo a diciembre) y no había plazas en ninguna parte (no hay cupo, no hay cupo, hasta soñaba con el cupo) al final entré en un cole que encontramos dando un paseo (colegio militar) y les convencí de que cogieran a Sol porque, "además de un dechado de virtudes, era como la reencarnación de la Teniente O´Neill", lamentablemente un cole militar se presta menos que el gym a conocer gente salvo que lleves uniforme de camuflaje...

Una vez reconocido el terreno, la cambiamos a un cole internacional que parece  sensación de vivir 90210 20 años después, gente encantadora, acostumbrada a cambiar de país u adaptarse a todo tipo de ecosistema, y en cinco días he conocido a 38.000 personas y compartido conversación, inquietudes, grupo de what´s up, desayuno y hasta banco.

Si viviera la vida desde un vaso medio vacío también os podría contar que estuve 9 meses yendo a la compra en taxis/uber con un niño en cada brazo y 20 bolsas colgadas de todas mis extremidades, que llegamos a un departamento amueblado cuyos muebles venían directos de la casa mas lúgubre de Transilvania, que con un bombo considerable, y sin coche, iba a por Sol al cole todos los días andando (2 km), que no pude estar en cumpleaños, despedidas de soltera, bodas, funerales y muchos momentos importantes con amigos y familia y que tengo un bebé al que la mayor parte de mi familia no conocerá hasta junio (con 8 meses), pero, la verdad, sin ninguna duda, es que la auténtica suerte es ver y vivir la vida desde un vaso medio lleno.


7 comentarios

EMPRENDEDORAS POR EL MUNDO

Conoce a cuatro emprendedoras Españolas que lo dejaron todo para reinventarse a 14.000 km de casa. Sus principales retos, dificultades, claves y consejos.

Nuestra autoexigencia unida a la tendencia actual en la que parece que toda mujer debe ser “superwoman” y triunfar tanto profesional como familiarmente dando siempre el 200% hace especialmente complicado el dejar de lado tu profesión (además de tu vida) para seguir a tu pareja al otro lado del mundo y empezar desde cero. Te das cuenta de ello cuando al llegar al país adoptivo por primera vez te toca rellenar en el formulario de entrada el campo “profesión” y caes en la cuenta de que debes dejarlo en blanco…

  

Ana, Paula, Bea y Paty no se lo pensaron dos veces; dejaron sus trabajos y sus vidas en España para reinventarse en un país desconocido. Todas ellas llegaron en 2011 a Chile. Ahora rellenan orgullosas el formulario de entrada viendo culminados su sueño al mas puro estilo Lalaland (pero, esta vez si, con oscar a las mejores emprendedoras ;))

ELLAS

ANA RUIZ-CANELA / CANELA FUNK

 

-Cordobesa.

-Dos hijos.

-Licenciada en Periodismo.

-Trabajaba en comunicación y moda.

-Tras unos años en Chicago dio el salto a Chile.

-Una genia todoterreno. 

-@canelafunkwww.canelafunk.com 

BEATRIZ ANTÓN / BEBA LUNA

  

- Madrileña.

- Dos hijos y el tercero en camino.

- Licenciada en Cunef.

- Montó una empresa de eventos "eventos per tutti" en España compaginándolo con el negocio familiar, Beba Luna.

- Dicen que es el mayor movimiento sísmico de Chile.

-@bebalunamoda 

PAULA BARNECHEA / BARBAR JOYAS

 

- Madrileña.

- Tres hijos.

- Licenciada en Farmacia.

- Trabajaba en investigación clínica.

- Los inicios en Chile fueron duros, ¡ahora está encantada!

- Ella si que es una joya. 

-@barbarjoyas / www.barbar.cl

PATRICIA VILA / LOLLYPOP SHOES

  

Madrileña.

- Dos hijos y el tercero en camino.

- Licenciada en Derecho.

- Trabajaba como abogada en una gran firma.

- Su marido es Chileno ¡expatriado en Chile!. 

-@lollipopkidshoes / www.lollipopkidshoes.com


EMPRENDER EN CHILE

 

Estas 4 emprendedoras coinciden en su carácter dinámico y la necesidad de nuevos retos. Habituadas a trabajar en España tras un tiempo en casa llegó el síndrome spiderman (empezaban a subirse por las paredes).

 

Todas ellas afirman que Chile es un país ideal para emprender, con muchas oportunidades y nichos de mercado, según Paula “los chilenos tienen vocación de consumo de productos de emprendedores”. “Hay muchas ferias y bazares y se dan facilidades al comercio al por menor” añade Paty.

 

PRIMEROS PASOS Y DIFICULTADES

 

-   Proveedores: Para todas fue complicado encontrar proveedores, Bea tardó un año en encontrar talleres en un país desconocido, Ana viajó a Perú y a través de conocidos y de internet contactó allí con tejedoras y a Paula la ayudó mucho una amiga Chilena, que también era joyera, a localizar buenos proveedores . Paty, sin embargo tenía claro con quien quería trabajar y, a base de insistir, consiguió que le admitiesen un pedido pequeño para testar el mercado.

 

-      Canales de venta: En Chile se organizan múltiples ferias y bazares en las que es fácil participar con un stand, es una buena forma de empezar a rodar con este tipo de negocio. Por otro lado todas ellas empezaron organizando showrooms. Una vez consolidado el negocio Paula, Ana y Paty han dado el salto a un local para una mejor atención al cliente.

  

-     Captación de clientes: Todas coinciden en la importancia de las redes sociales para darte a conocer, fundamentalmente Instagram. Además, el boca a boca es fundamental. A Bea, además, se la puede ver repartiendo a diestro y siniestro sus tarjetas por la calle como la vendedora nata que es.

 

VENTAJAS DE EMPRENDER

 

-      Satisfacción personal: Paula exclama “¡No lo dudéis! Emprender te da una satisfacción personal brutal que no consigues por cuenta ajena”, Paty y Ana comentan que hacer algo que te gusta no tiene precio. “ Da un subidón ver a alguien por la calle con tu producto” exclama Bea.

 

-      Flexibilidad:  “Tú marcas tu horario, eres dueña de tu tiempo y te autogestionas” destacan todas.

 

-      Ser tu propia jefa…aunque para Paula es “un arma de doble filo ya que ¡nunca desconectas!” 

¡RESULTADO!

 

CANELA FUNK

 

Ana sintió la necesidad de poner algo en marcha, “observé el mercado chileno y pensé que teniendo Perú al lado con la mejor materia prima, el algodón pima, sería perfecto apostar por una línea de moda femenina con básicos de calidad.

Así nació Canela Funk” una línea de camisetas y vestidos de algodón pima con diseños variados y un toque diferente que las hace muy especiales.

 

 

BEBA LUNA

 

Bea ya había trabajado en el negocio familiar en España: Beba Luna. Trajo a Chile algunos vestidos y antes de que llegase su mudanza ya había organizado un desfile en Santiago ¿cómo? Liando al dueño de un restaurante donde estaba almorzando e invitando por la calle a todo el que se encontraba. ¿El resultado? Un lleno total y el inicio de Beba Luna Chile, moda de línea Española y funcional orientada a mujeres actuales, dinámicas que viajan y se mueven, de ahí el lema “maleta sin arrugas” y su prenda estrella, las blaisers reversibles.

 

BARBAR JOYAS

 

A Paula siempre le había apasionado la joyería así que, tras realizar un curso de orfebrería y otro en la “Fundación Independízate” se lanzó a montar Barbar joyas y empezó a diseñar.

Collares, pulseras, anillos y colgantes diseñados con gusto, chapados en oro con piedras importadas de todos los rincones del mundo. Una línea para cualquier ocasión que se dirige a “una mujer actual y cosmopolita”.

 

LOLLIPOP SHOES

 

Paty estaba habituada a un trabajo demandante y bajo presión en España “me dí cuenta pronto de que no quería volver a lo mismo. Conocí a otras emprendedoras y vi un claro nicho de mercado así que me animé a ser mi propia jefa”. Lollipop Shoes es una línea de calzado a buen precio importado de España, allí no hay niño que no calce este tipo de zapato. Vi claro el modelo de negocio y el proveedor. Lollypop shoes se dirige a familias que valoran la calidad, la comodidad y el diseño para el día a día.  

 


1 comentarios

EL COMPLEJO UNIVERSO DE LAS NANAS

 

No he cumplido el año en Chile y ya han pasado por casa tres nanas puertas adentro (chicas internas en Chileno); una filipina que era más mala que la tiña, una Peruana que no sabía hacer ni la o con un canuto y Vero, mi media NANAranja, que me ha dicho hoy que está embarazada de 7 meses, ¡7 meses!.

 

Es muy complicado encontrar a alguien que a la vez trabaje para tí, forme parte de tu vida y viva en tu casa, alguien a quien confiar el cuidado de tus hijos cuando no estás... Llevo 17 años en RRHH, he hecho miles de entrevistas, y nunca me había costado tanto un proceso de selección; ni el de gerente de obras para Canarias, ni el de asociado con experiencia para Mercantil Vitoria, ¡ni siquiera el de marido!.

 

 

 

-         - NO ERES TÚ, SOY YO:

Nunca había tenido nana puertas adentro porque nunca lo había necesitado, pero cuando llegué a Chile con tres niños y sin familia a una distancia de menos de 14.000 km no me quedó otra.

Mis amigas me pasaron el contacto de un dardo con forma de filipina. Aunque era una máquina del hogar (y yo una analfabeta del mismo) también era fría, gritona, maleducada y además, malvada. Bien podría ser la maligna protagonista de una película de Walt Disney. Mi amiga Ana me decía que era yo, que estaba embarazada y “había cogido manía a la pobre”. Pero no, seis meses mas tarde terminó nuestra historia tras episodios como desaparecer con la niña sin avisar y no coger el teléfono, preguntarme perramente cosas del tipo “me han dicho que su amiga Bea tiene cena en casa ¿no la ha invitado?” o “señora ¿sabe que el niño sólo llora cuando está usted?” y varios ejemplos por el estilo…

 

-         ESTA CASA ES UNA RUINA:

Mi segunda experiencia sólo duró dos días...el primero metió TODA la compra en el congelador según llegó (en sus bolsas) salvo los helados, esos los dejó en la nevera (por cierto, deslizan bien las cuchillas de afeitar congeladas)…el segundo día me preguntó 2 veces como se hacía un hot dog (“abre el pan y mete esta salchicha…”) y me confesó que no había abierto la puerta a los del agua porque le daba miedo y que no sabía abrir la puerta de la terraza, así que, unido a que los niños no la querían ver ni en pintura, no lo alargué…

 

-        -  DAVID CIVERA (QUE LA DETENGAN QUE ES UNA MENTIROSA…):

Tras dos meses presumiendo de haber encontrado al fin mi media naranja en forma de nana: una joya con los niños, encantadora, discreta, agradable, dispuesta…empezó a faltar a menudo con historias MUUUY rocambolescas…enfermedades varias, un tío segundo al que tenían echar de casa, una cita en el juzgado…hasta que hoy tras decirme que me deja, me ha confesado que está embarazada de 7 meses…¡no uno ni dos, no, siete!. Esto quiere decir que se incorporó de 5 meses…TELA. Nunca dolió tanto una ruptura...

Con 36 años, dos hijos y dos nietos en su haber, se quedó embarazada, justo antes de separarse, de su ex marido. Digno de un culebrón enrevesado.

La verdad es que bastante tiene la pobre liada con el destino, así que encima no puedo ni enfadarme. La rabia que me da que se me vaya con lo maja que es, aunque me haya metido unas trolas del tamaño de la antigua Unión Soviética.

 

Historias ajenas conozco varias; desde la chica que dejó a mi amiga Mayte porque "su casa le daba alergia", a la que encontró mi padre "cepillándose a su primo" en el sofá, una extranjera que hablaba reguleras el español y que tras unos cuantos meses en casa descubrimos que contestaba al teléfono cuando no estaba mi madre diciendo "la señora está salida", una que se cogió un coma etílico en casa de mi amiga Noe o a la que pilló mi amiga Ana ventilándose una botella de vino en la cocina...también hay muchas historias de éxito claro, pero esas no son tan divertidas...

  

Así que no me queda más remedio que sacar mi lado entrevistador e iniciar un nuevo proceso de selección y, esta vez, me pondré las gafas de bucear antes de la entrevista…como diría Gracita Morales “¡Cómo está el servicio!”

8 comentarios

Que 40 años no es nada

No importa la edad que tengas, tú siempre te sientes muy joven, pero ves a los de la siguiente década muy viejunos… hasta que llegas...lo que tengo claro hoy es que 40 años ¡no es nada!

Pues sí, cumplo 40 y puedo afirmar que no importa la edad que tengas, tú siempre te sientes muy joven, pero ves a los de la siguiente década muy viejunos… hasta que llegas. Todavía me acuerdo cuando en el cole me parecía que las de octavo de EGB eran señoras mayores…

 

Pensaba que cuando eras mayor te volvías más seria y hablabas de cosas como cortinas y fairy, como esas señoras de los anuncios de la tele (menos la del pronto, esa molaba mucho deslizándose por la mesa) pero no… no es el caso.

 

Las décadas

 

- De 0 a 10: Dependencia total, jugar, pedir y ensuciarse: cuanto más sucio más feliz.

Mi infancia transcurrió entre Santander, Tenerife, Gran Canaria y Madrid con sus cambios de colegio incluidos y sus correspondientes nuevos amigos. Subiendo a los árboles, montando en skate, haciendo volteretas en el parque San Telmo, ensuciándome, haciendome heridas y chichones, leyendo cómics de superhéroes que me compraba mi padre con "la paga del domingo", escuchando a Parchis y a Enrique y Ana, viendo Barrio Sésamo y La bola de cristal y comiendo chicle cheiw y colajets a cascoporro.

 

-Década de los 10: Edad del pavo, el primer beso (y los siguientes), la primera copa (y las siguientes) los grandes dramas, soy una incomprendida y decir “tía” cada tres palabras.

Mi adolescencia fue avanzando entre muchos amores platónicos, nervios, los primeros novios, los "múltiples dramas", los bailes pegados en discotecas light y, por fin, el primer beso con Gonzalo.

La década de ¡La exaltación de la amistad! con la creación de lazos y amigas que son para siempre, salvo algunas, que se han quedado en el camino…

Las primeras noches en blanco de salidas hasta el amanecer y una trola común “mamá duermo en casa de (...)” y aguantar la resaca estoicamente en las comidas familiares del doming.

La década del "tía", de la primera copa de algo tipo 43 con piña o tequila con kiwi, del kalimocho en la playa y de la felicidad despreocupada y la lágrima fácil.

 

      - Década de los 20: El salto a la universidad, el primer curro, la biblioteca y sus descansos, la pandilla irreductible, el primer novio formal…la consolidación.

La Universidad Autónoma de Madrid donde conocí a gente increíble, y algún esperpento también, y jugué al mus y estudié (que no aprendí) Derecho.

Más novios (de todo hubo en la viña, desde Miguel, el montador de cine con todos sus complementos, hasta Ignacio, el gaditano jeta y simpático como mandan los cánones, y porque siempre he sido fiel al lema de Manuel Luque “busque, compare y si encuentra algo mejor cómprelo” me quedé con lo mejor, Raul). Salir al mundo real y convertirme en una mujer orquesta de los RRHH para así dedicarme a lo que mas me gusta, conocer gente. El primer curro de verdad en Elan IT donde lo pasábamos bomba y sudábamos tinta cuando venían los ingleses y teníamos que darles conversación...

La década de las noches de copas, de las mil juergas con bailes de madrugada en sitios míticos de Madrid como H13, Tex Mex, Oh Madrid, Déjate Besar etc, los cenayunos de bocadillos en el Brillante o espaguetis a las 8 de la mañana en Lady Pepas guitarra en mano… esa década en la que si no salías un viernes ¡se acababa el mundo!.

 

- Década de los 30: La “madurez” personal y profesional, los viajes, las bodas, los hijos y la familia política.

El cambio de estado civil, de soltera locatis a casada (locatis también) y madre de la friolera de tres churumbeles geniales.

La madurez profesional (que no personal), pasando por ACS Industrial donde conocí a la versión española del Doctor House en forma de Director de RRHH (un tipo genial) con un comité de empresa donde el más guapo tenía un diente y en el que no habían visto una tía más allá del calendario de Samanta Fox de la entrada, y Cuatrecasas donde he llorado de risa y de estrés a partes iguales y donde he aprendido infinidad de cosas de mucha gente lista, lista, lista.

Y ¡la aventura chilena …! con una buena entrada en los 40 que cierra mi primer año en Chile con una autofiesta sorpresa en casa que reunió entre empanadas de aji de gallina, ceviches y cerveza Mahou a 35 amigos que he conocido este año y que ya forman parte de mi vida, con los que me río (mucho) en "otro idioma" pero igual de alto ¡GRACIAS!.

Década de los 40, ¡allá vamos, a por todas!.


10 comentarios

CINCO DIFERENCIAS NAVIDEÑAS ESPAÑA CHILE

En bañador y sandalias, sin uvas, turrón o aperimidas, así hemos pasado en Chile una navidad donde los amigos se disfrazan de familia y los reyes magos se transforman en el Viejito Pascuero

Nuestras primeras navidades en Chile han sido diferentes… hemos echado de menos muchas cosas y, sobre todo, a muchas personas pero sobre todo:

 

1.    EL FRÍO INVIERNO

¿Como puede ser navidad si estamos en la piscina? Hemos cambiado los gorros de lana y los abrigos por bañadores y sandalias, 35 gradetes y el pleno verano Chileno no combinan muy bien con nuestra imagen mental de la navidad…no hay luces en las calles y al ver a Papa Noel en los centros comerciales te entran ganas de gritarle  ¡pero quitese ese abrigo hombre de Dios que le va a dar un sarampión!

 

2.    LA FAMMILIA

Pero ¿dónde están los abuelos? ¿mis hermanas? ¿y la familia?...o ¿con quién me peleo yo ahora? Se siente nostalgia de las multitudinarias nochebuenas entre cervezas, vinitos y alguna copa, el año pasado fuimos más de 50 entre tíos y primos, y al pensar en lo lejos que estamos de ellos ahora se te van tres cuartos de kilo del espíritu navideño…

Los hemos cambiado este año por amigos, y hemos comido cenado y pasado todas las fiestas en excelente compañía, comiendo como si no hubiera un mañana y riéndonos mucho, pero como diría Corleone, “la fammilia es la fammilia”

 

3.    LOS APERITIVOS INFINITOS

Pues si, aquí no tenemos aperitivos…no existen…no hay cañas ni tapas, ni gente por la calle en pleno proceso de exaltación de la amistad. No hay mi plan preferido, la aperimida…ni podemos ir por la calle saltando de amigo en amigo y encontrandonos con todo el mundo por ahí. Eso si, hemos tenido comicena el día 1 que tampoco está mal, de 12 a 00h en la misma posición en la mesa de casa de unos amigos que son triple corona: amigos, vecinos y un poco familia también.

 

4.    LAS UVAS

Pues no, no hay uvas, ni turrón, ni polvorones, ni campanadas, ni un gordo infame con tiabuena en pelotas en la tele, y se echa de menos.

En Chile es muy típico ir a Valparaíso a ver los fuegos artificiales y dormir en la playa. También se toma una cucharada de lentejas después de las 12. Y así lo hicimos en casa de unos Chilenos encantadores que nos acogieron con los brazos abiertos para pasar con ellos la última noche del año vestidos de blanco en su jardín, y cambiamos los langostinos y el jamón por pastel de jaiba y ostras, y el pavo por tartar con palta y el gintonic….por gintonic.

 

5.    LOS REYES MAGOS

 

¡No llegan a Chile! ¿Cómo es posible? Ni siquiera es festivo!. Aquí llega la versión chilena de Papa Noel que es “El viejito Pascuero”. Y durante todas las navidades sus duendes, Colorito, Colorita y Elo (el reno) hacen travesuras en casa. Aun así hemos hecho un roscones, mi amiga Bea ha contratado al profe de zumba para que haga de Baltasar y creo que alguna cosa nos dejaran los reyes, porque hemos sido muy buenos y porque los reyes son los reyes ¡y no los cambiamos por nada!.


0 comentarios

CINCO COSAS QUE DEBES SABER ANTE LA LLEGADA DE UN BEBÉ

Pedrito llegó anunciando, espero, lo que será en adelante su vida, en medio de un parto de los mas festivo en la clinica Alemana de Vitacura, Chile. Nunca pensé que te lo pudieras pasar tan bien durante un parto… eso era lo mas parecido al camarote de los hermanos Marx.

Comparado con España (o al menos con Madrid) Chile es el paraíso de la maternidad. Te cuidan como oro en paño y te tratan como a una diosa del olimpo (claro, que lo pagas con creces porque de la sanidad pública mejor no hablamos...). Mi matrona, Araceli (no sabía antes de Pedro de la existencia de las matronas), o mi nueva mejor amiga, nos trajo un desayuno digno de un luchador de sumo "para coger fuerzas”. Charleta, epidural y a las 12.15h, tras mandarnos callar el Dr. Valdivia porque no se podía concentrar si seguíamos hablando y riéndonos nació Pedro. Lo cogí en brazos, y dos lagrimones de una emoción que dejaría a la altura del betún al mismisimo Bayona rodaron hasta el suelo. “Ha sido como estar en un cóctel, me lo he pasado bomba” dije al equipo médico, o mis nuevos mejores amigos, y acto seguido me subieron a la habitación para pasar dos días "irreales" de visitas, cuidados de enfermeras, matronas y pediatras y tranquilidad.

 

Estas son las cinco cosas de las que no me acordaba y que debes saber:

 

1.  La alucinante sensación de coger a tu hijo en brazos por primera vez y, en ese mismo instante, comenzar a quererle. Su olor a bebé, lo suaves que son, el instinto de protección que se despierta instantáneamente al sentir que tienes en tus brazos una nueva personita que depende completamente de tí. (No siempre, una amiga de mi hermana al nacer su hijo comentó entre lágrimas "pues yo no siento nada, ¡ni siquiera le conozco!" pero todo llega...

 

2. El bucle eterno, cíclico e incesante, de la lactancia en las primeras semanas, o el C2 (comer, cagar y vuelta a empezar). No me acordaba de esos momentazos en que tras despertarte en mitad de la noche y darle de comer, se hace caca y al cambiarle se espabila. Cuando mientras le cambias el pañal se hace pis hasta en el pelo (el tuyo y el suyo, el pijama, el body y la pared). Y, como no, las eternas autopreguntas “¿tendrá hambre otra vez? ¿Le dolerá la tripa? ¿comerá suficiente?...” 

 

3.  Bye bye vida: La imposibilidad de hacer planes o quedar a una hora en concreto y que coincida con ese espacio de tres horas (con suerte) entre toma y toma. Intentar calcular cuando le va a tocar comer para ver si te da tiempo a ir a la compra o que sean las 11 y en un instante mires el reloj ¡y sean las 2 como por arte de magia!. El tiempo se convierte en un agujero negro de una dimensión desconocida...

 

 

4. La complejidad de salir de casa. Esa gran diferencia entre tener y no tener hijos.

Los que no tienen hijos cuando van a salir de casa solo tienen que hacer una cosa: abrir la puerta y…¡salir!. Los que tenemos hijos…en fin… "has cogido pañales? ¿toallitas? (nunca se tienen suficientes toallitas) ¡Ay! El chupete! Uf, creo que se ha hecho caca… ¿el cambiador?. Y en la fase II: pliega el cochecito, mételo en el maletero, pon a los niños en sus respectivas sillas del coche y reza para que no se te haya olvidado nada...

 

5.  Las frases hechas que todo el planeta repite al ver a un bebé y que no sé nunca contestar: 

  • Parecidos: “Es igual que el tío Jacinto” “La misma barbilla que su padre” “Igualito que su hermana” "tiene tus ojos" (perdone señora que los bebes ¡son bizcos y tienen los ojos cerrados!) o los mas discretos “¿a quién se parece? (personalmente no suelo encontrar parecidos a un recién nacido, salvo contadas excepciones, o en cualquier caso con otro recién nacido)
  • Mundo alimenticio: ¿Le estás dando el pecho? ¿Y cuanto tiempo le vas a dar? ¡Vaya pregunta! ¿Te pregunto yo por tus pechos? Bastante tengo con parecerme a Afrodita en Mazinger Z al grito de "pechos fuera"…
  • Temperatura corporal: Este niño tiene frío, ¿no le pones una mantita? o este niño tiene calor, quitarle la chaquetita o ¿..le vas a sacar así…?

Lo cierto es que, al menos en mi caso, el aterrizaje de mi Chilenito ha sido increíble. Con el tercero estás más tranquila, te lo sabes ya todo, te preocupas menos y creo que, por eso, los terceros, en general, son santos (al menos hasta que entran en la edad del pavo). Como contrapartida te toca acumular paciencia para lidiar con dos enanos que no entienden que su madre lleve una pegatina constante y que reclaman un tiempo que no tienes y hay que encontrar. Y que a ratos se parecen peligrosamente a Damian en La Profecía....


2 comentarios

MEDIAS NARANJAS - OCHO AÑOS EN UN INSTANTE

Recuerdo como si fuera ayer el día que le conocí. Trabajábamos en la misma empresa del grupo ACS en Madrid, yo en RRHH y el en Producción. Mi compañero me lo presentó haciendo la clásica broma de que yo era soltera (porque parece ser que a partir de los 30 ser soltero es motivo suficiente para emparejarte con otro soltero) a lo que él respondió que yo no era su tipo... A partir de ese día, en que pensé cosas como "que más quisiera este tío, que no soy su tipo dice, claro, será porque podría ser mi abuelo, y vaya corbata ..." y otras lindezas por el estilo, empecé a trabajar con él en muchos temas y poco a poco, o mucho a mucho, fui descubriendo a una persona increíble: Inteligente, íntegro, serio, racional, sensato, seguro ...vamos, que ¡no teníamos nada que ver!.

 

Las relaciones que surgen en el entorno profesional, aunque pueden tener muchos inconvenientes (como que uno de los dos termine dejando la empresa para evitar el síndrome de Estocolmo y la monotemática...), te permiten conocer a las personas en dimensiones que de otra forma no conocerías. Y te enamoras de aspectos que nunca podrías tener en cuenta al conocer a alguien en un bar como su capacidad para gestionar, para resolver conflictos, para trabajar en equipo, para "torear", liderar, enseñar y muchas otras cosas que, para mí, son importantes. 

 

Tras muchos meses tirándonos los tejos “telemáticamente”, y sin tomarnos ni un café juntos, decidí que “a otra cosa mariposa”, que esto no iba a ninguna parte, y me fui de vacaciones a Santander, pero allí se presentó, en la ciudad de los naúticos, con su camisa mil rayas en todas las direcciones y su pantalón de hilo, para, al más puro estilo de 1920, pedirme que fuera su novia. Decir que mis amigos hicieron una porra donde el que más nos daba eran ¡dos semanas! (gracias David). Hace ya más de diez años de esto, y hoy 8 de casados (cierto es que tal vez influyese cierta coacción por mi parte ya que durante un año, para horror de mis amigas, le perseguía anular en alto citando al señor de los anillos: "el anillo es míooo"…).

 

Creo que llegar a 8 años juntos y que parezcan 8 días, con 2 hijos y casi el 3º en nuestro haber, compartiendo amigos, familias, lucha de veraneos norte contra sur, tensión de horario laboral (hoy salgo tarde, pues yo también, me toca a mí…), terrafiestas infinitas, videoclips con mi cuñada y con traslado a otro país incluido para empezar una nueva aventura con las renuncias correspondientes pero sin ninguna duda, se deben a cosas como :

 

  • Ser diferentes pero compartir la misma forma de entender y disfrutar de la vida: dar el máximo a los amigos, explorar, conocer, viajar, comer y engancharnos a una buena serie o pasar los fines de semana haciendo planes con nuestros hijos. 
  • Empatía, empatía y empatía (por mi parte, que soy la sensorial…no se puede pedir empatía a un ingeniero de caminos…): Él nunca se enfada, pero cuando lo hace, tenga o no razón, yo siempre pido perdón, si no... imposible...(seguro que hay otras mil millones cosas por las que debí pedirlo así que se equilibra la cosa ;))
  • Paciencia, paciencia y paciencia (por su parte, que es el racional y el sensato) para vivir con mi hiperactividad, hiperbolismo, incontinencia verbal y humor inglés, negro, y de todo tipo y color...porque cuento sus historias como si fueran mías, porque le digo todo lo que se me pasa por la cabeza, porque siempre estoy pensando en lo que podemos hacer a continuación, por mis volteretas …
  • Fundamental que me dejase moldear su estilismo. Lo siento, es así. No le cambiaría por dentro, pero por fuera algún retoque ... gracias Ra por tu generosidad textil…estás hecho un pincel.
  • Y la certeza de que de momento son 8 pero que, en breve, serán 80.

 ¡Feliz aniversario santo varón! 

1 comentarios

EL EMIGRANTE INVERSO

Cinco grandes descubrimientos, o sensaciones encontradas del expatriado reversible: aquel que vuelve a "su casa" de vacaciones

Mientras el frío del invierno (y el smog) caían sobre Santiago de Chile, y aprovechando mi "estado preñil" de 5 meses, decidimos que lo mejor era que los niños, y yo misma con mi organismo creciente, volásemos a mediados de julio rumbo a Santander por un periodo de tiempo vacacional digno de los Grimaldi. 

 

He abandonado el blog dos meses a cambio de reencuentros, mamitis aguda, hermanismo ilustrado, compras, amigos, familia, gastronomía mediterránea a cascoporro, playa y alguna cañita que otra (lo cual negaré ante mi ginecólogo ...). 

 

Un vuelo de 13 horas, que incluye transbordo en Barajas, sola con dos niños de 2 y 5 años, un bombo y tres maletas no es fácil...gracias a Steve Jobs y a Walt Disney se hizo bastante llevadero ¡mi agradecimiento eterno a ambos!. No quiero ni pensar lo que dirían de mí las "madres coraje womantirizadas" al verme enchufar a los niños al iPad durante todo el trayecto como si fueran drogas duras y sin temblarme el pulso....

 

Ante los típicos comentarios habituales de "qué suerte Raúl que se queda de Rodríguez (guiño/codazo)" decir que lo cierto es que habría que hacer la ola a tanto súper padre que se queda solo currando mientras su familia disfruta de las vacaciones. Tal vez los primeros días es estupendo llegar a casa, cenar pistachos con cerveza y verte las olimpiadas, o 6 temporadas de walking dead sin interrupciones varias, pero estoy segura de que, en la mayor parte de los casos, se hace duro llegar a casa y que todo esté igual que cuando te fuiste por la mañana, que no haya nadie que se abalance sobre tí al oír la puerta o la sensación del inalterable otro lado de la cama...

 

 

Mis cinco principales descubrimientos o sensaciones encontradas del emigrante inverso (aquel que va a su casa, y a su país, de vacaciones) :

 

1. Esa fantasía de que al bajar del avión te va a recibir por lo menos el rey con una banda de música tocando el clásico de turrones el almendro mientras cae una lluvia de confeti para celebrar tu vuelta...pero no pasa...

2. Al llegar la emoción es absoluta: el aire huele mejor, el sol brilla más, las cañas están más frías y todos son más guapos, más flacos y más listos 😂.


3. No lo habías pensado perooo... la vida ha seguido y tú ya no estás, y te has perdido muchas cosas, e incluso, en ocasiones, te sientes algo fuera de lugar en las conversaciones...(¿quienes son esas de las que hablan? ¿y eso cuando ha pasado? ¿fiestón para celebrar los 40 sin mi...?).


4. De repente te das cuenta de que la que pensabas que era TU casa ya no es tan TU casa...porque lo cierto es que tu casa está ahora a 13.000 km. 


5. Lo peor...las bienvenidas que saben a despedidas porque hay personas a las que ves y de las que te despides casi al mismo tiempo y hasta el año que viene...y da mucho vértigo. Lo mejor, has duplicado tus vidas y aunque no participes al 100% de la anterior, tienes otra esperándote llena de sorpresas, aventuras, nuevos amigos, gente también genial y descubrimientos infinitos.

Y te sientes mas en casa en aquel lugar desconocido en el que no hace mucho te sentías como un extraño...


6 comentarios

Magnolias de acero en "La Bruja"

Mi abuela y su hermana decidieron compartir sus vidas y sus familias en torno a una casa que construyeron, estoy segura, sobre un cementerio de magnolios. La Bruja siempre ha sido una casa con alma propia, a la altura de una novela de Isabel Allende. Allí crecieron muchas mujeres diferentes pero con algo en común, todas son magnolias de acero.

Mi abuela era una de esas personas que dejan huella. Era elegante, como Audrey Hepburn, y siempre olía a inicio de verano, a sábanas limpias y a patatas fritas (ya se que suena raro eso de ser tan elegante y oler a patatas fritas, pero era una combinación perfecta de magnolia de acero, digna de la mejor creación de Jean Baptiste Grenouille en “El perfume”). Transmitía una serenidad que hacía más pequeño cualquier problema y siempre tenía alguna maldad en la cabeza para hacernos rabiar, pero ella se lo podía permitir, no conozco a nadie que fuese capaz de no quererla.

 

La Bruja siempre ha sido una casa con alma propia. Recuerdo sus sonidos; el crujir acusador de la entrada al llegar de madrugada y el reloj de péndulo que te avisaba del paso del tiempo en voz muy alta (me gustaría ahora poder invertirlo y recuperar alguna tarde de tertulia en el salón).

 

Recuerdo los desayunos en “el comedoruco” de la cocina. Mi abuelo con sus camisones hindúes comprados en Canarias, un cigarro siempre en la mano y el diario montañés. Y mi abuela, con su olor a magnolia de acero, preparando litros de colacao y picatostes y dirigiendo la vida en la Bruja.

 

Recuerdo las meriendas debajo del ciruelo al subir de la playa, donde nos reuníamos siempre diez, doce o hasta treinta personas y los sándwiches de verano y de pasta de bonito. Y recuerdo también dejar a mis amigos en la playa sin entender por qué me iba corriendo al dar las 5, en el reloj de péndulo de la entrada, en lugar de seguir disfrutando de la edad del pavo con ellos en la playa…

 

Pero la Bruja tenía un imán que nos unía a todas sin saberlo para tejer juntas historias y risas en el jardín, y algunas, también, jerseys y chaquetas.

 

A mi tía abuela, que para mí es abuela, la llamamos Tiachicha, Pelohueco y varios sobrenombres más que reflejan, por un lado, la cabronez de sus 5 hijos (marca de la casa) y por otro, la genialidad de ella.

Tiachica es una de esas personas con las que siempre querrías estar: divertida, fuerte como un roble, cariñosa, cabezona, que dice todo lo que se le pasa por la cabeza y cenadora permanente de huevos fritos. La he visto tantas veces llorar de la risa que siempre que pienso en ella se está riendo. Ella sostiene ahora la mitad del imán de la Bruja que pertenecía a mi abuela.

 

Mis tías maternas, que no pueden ser más diferentes entre sí:

 

Marta, la elegante, fuerte y discreta. Siempre con la palabra y el collar adecuados y que transmite una serenidad capaz de amansar a cualquier fiera.

 

Marieta, aventurera y locatis, a la que “siempre” no es una palabra que le vaya mucho porque para ella cada día es una oportunidad diferente para aprovechar al 200% cada segundo.

 

Luci, mi madrina, pasota, inteligente, valiente y segura con su objetivo, siempre a punto para detener e inmortalizar un trocito de la vida.

 

Teresa, la más creativa, que todo lo que se propone lo hace mejor que nadie.

 

La Gorda, caradura y divertida, nada había mejor que ir en su coche cantando a voz en cuello canciones de culos y pedos.

 

Elena, la bondad, que supera cualquier descripción con palabras y que es perseguida por la Real Academia de la Lengua para echarla del país.

 

Ana, la más fantástica y silvestre, que hizo de su vida un bosque encantado.

 

Y mi madre, claro, que es para mi la mejor de todas y la que más se parece a mi abuela. Es otra magnolia de acero, ácida, lista, rápida, segura y sabe adaptarse a cualquier situación con humor (un humor gris marengo que nos ha pegado a alguna de sus hijas...). También heredó de mi abuela la pasión por chinchar y las maldades en la cabeza y, para mí, esa es la mejor parte de su encanto.

 

Estas son algunas, unas pocas, de las mujeres de mi vida, son parte de lo que soy y son magnolias de acero, a las que admiro y a las que quiero aunque a veces, también, me den ganas de pegarlas….


6 comentarios

UN PAÍS DE ADOPCIÓN

Chile nos recibió con los brazos abiertos, nos abrió las puertas de par en par y nos está dando mil y una oportunidades. Por eso, y por muchas cosas más, tendré un lazo irrompible con quien me adoptó sin reservas dándome la oportunidad de reinventarme como en un libro de “elige tu propia aventura”.

He preguntado a muchos Españoles en Chile qué es lo que más les gusta de su país de adopción. Este es nuestro ranking:

 

1. LA NATURALEZA

Nos gusta la inmensidad de su naturaleza extrema y es que, la naturaleza de Chile, impresiona en todas sus formas, contrastes y colores:

  • Araceli, Tati, Amaya o Inmaculada, que es de planicie y sequía en España, admiran la cordillera con sus montañas nevadas rodeando la ciudad. Santiago, gallego de pura cepa “en verano o en invierno, de día o de noche, acompañado o en compañía, en primavera o en otoño,...pero siempre imperial, mágica y majestuosa”.
  • Según Ana "aún quedan lugares en Chile a los que llegas y te da la sensación de ser el primero que ha pasado por allí…”es como estar en el principio de los tiempos y, en el momento en que entiendes que el turismo en Chile es eso…no hay mejor sitio en el mundo”.
  • Maria Jesús, Espiri o Martí, a todos nos impresiona la naturaleza Chilena “los diferentes espacios naturales, ir desde Atacama a los glaciares azules del Sur, el viento del Estrecho, los volcanes cónicos y el sur". La naturaleza es preciosa "desde el impresionante desierto florido a las montañas coloridas, “ver a la pacha mama (como se dice aquí) en todo su esplendor con colores que van desde el gris al rojo, salares, lagos gigantes en todas las gamas de azules y esos bosques sureños, llenos de araucarias ¡¡¡Magnífico!!!”

2. SU PATRIOTISMO, CALIDEZ Y SOLIDARIDAD

También encabeza el ranking el carácter Chileno, tan distinto al nuestro, su calidez y su increíble solidaridad, siempre dispuestos a ayudar a los demás y a donar unos pesos a cualquier causa, cercana o no. La rapidez con que organizan una colecta para ayudar a un compañero, el orgullo con que muestran su bandera y cantan su himno (con letra…) mientras que en España parece que nos da vergüenza decir que nos gusta nuestro país y, mucho menos, celebrarlo (salvo que gane la selección…):

  • A Noemí le gusta cómo la alegría se apodera de Chile al celebrar las fiestas patrias (aunque lo que se celebre es que se libraron de los Españoles, por poco tiempo porque aquí estamos nosotros :)). A Mª Jesús “lo orgullosos que te cuentan sus tradiciones o te hablan de su patrimonio y lo bien que funciona el boca a boca (la señora que hace tortas, la que vende ropita de bebé, la que vende joyitas, etc)” 
  • A Lina y a María les encantan sus buenos deseos y lo amorosos que son con los niños, que suelen ser bien recibidos en cualquier parte “no se ven como una soga al cuello a diferencia de en España”.
  • Iñaki alaba lo humildes que son como país para aprender de otros y su carácter emprendedor.
  • A Inmaculada le sorprende que nunca se enfadan por nada (salvo cuando se suben al auto como dice Paty) y a Bea como tratan las Chilenas a sus parejas, sin levantar nunca la voz pero haciendo lo que les da la gana, no como nosotras que "se la liamos parda" porque como dice Magali, una genial compañera de clase Belga, "somos muy pesadas". 

3. LAS OPORTUNIDADES y LAS DIFERENCIAS

Nos gusta vivir en un país que crece, donde abundan las oportunidades, y aprender cada día de todas nuestras diferencias: 

  • Ana destaca la oferta laboral. “Muchos no podríamos tener un trabajo como el que tenemos aquí en España...”. Leticia la facilidad para emprender o ser autónomo, los impuestos bajos y como dice Rocío, la oportunidad que nos ha dado a muchos Españoles en momentos difíciles.
  • Nos sorprenden las mil formas de pago, la posibilidad de pagar un café en 20 cuotas. A Ana también la facilidad a la hora de pagar, porque todo el mundo acepta cheques. A Mario el poder pagarlo todo con tarjeta, desde cantidades muy muy pequeñas.
  • ¡Es divertida la constante alusión al ducto de basuras! Maite, Laura y muchos otros son fans de “el mayor invento de la historia”.

 4. LA GASTRONOMÍA

Como a buenos Españoles se nos conquista también por el estómago, nos gusta comernos y bebernos Chile (aunque no tengamos barras de bar):

  • Las salchichas “esas receta del abuelo” las tortas mojaditas, las sopaipillas, a Beatriz le encanta la variedad de pan, las dobladitas, las marraquetas,  el olor a pan tostado, el pan de molde de Castaño… 
  • Los asados merecen capítulo aparte, al menos eso creen Franciso Javier, Lucía, Jorge, Amaya…desde la rápidez con la que los organizan hasta los cortes de la carne o el cordero “al palo” forman parte de la cultura Chilena, y nos encanta. “No puedes irte de Chile sin probar un asado en un quincho (asador) o el curanto al hoyo”, acompañados por un buen vino, claro, que también tiene su lugar de honor en este ranking gastronómico. 
  • A Marta le encantan las ensaladas que venden al salir del super, a Ana “el pastel de choclo y comprar fruta en la carretera”, el manjar o "la ensalada de palta con tomate, que multiplica su sabor".

¿Y a mi...? A mi me gusta todo eso y, sobre todo, me gustan mis amigos Chilenos, que me enseñan a entender y conocer su país, y reírnos de nuestras diferencias, que son muchas, y por eso me aportan otras visiones y otra forma de ver la vida.

 

Amaya, a la que conocí en la cola de una tienda de uniformes y fue mi primer diccionario chileno…, que dice que le cuesta abrirse pero cada semana queda para desayunar con una loca española, a la que conoció en una tienda.

 

Guila, Camila, Alex, Bernardita, Elisa, Danilo y todos mis compañeros de coaching (otro descubrimiento Chileno del que también es muy fan mi amiga Marta) que me enseñan en cada clase que ser Chileno es tomar la vida con calma, que no es necesario correr para llegar a los sitios, ni hablar alto para que te escuchen, que hablan sin tapujos de sus sentimientos y se ríen de mi acento porque está lleno de eses y de zetas y lloran de risa cuando digo lo que pienso o suelto cualquier burrada sin paños calientes “a la española”, yo yo me río con ellos de su afán por la perífrasis verbal y, por eso, este post es para ellos.

 

Y, me encanta descubrir la magia en cada rincón de Chile:

  • Valparaíso, con su alma bohemia, sus mil colores y su decadencia. 
  • La inmensidad de la región de los lagos con sus volcanes nevados, sus aguas verde turquesa, los saltos del Petrohué y las torres del Paine.
  • El barrio de Lastarria con sus cafés con encanto y el cerro de santa Lucía.
  • Un paseo por el barrio Italia, con sus mil anticuarios y tiendas de diseño.
  • Ir con los niños al parque del bicentenario con las montañas nevadas a un lado y los rascacielos que definen la ciudad financiera al otro y que les miren alucinados porque como buenos Santanderinos van conjuntados de pies a cabeza (y con lazo...). 

Y tantos y tantos rincones por descubrir que seguirán haciéndome sentir muy pequeña ante la inmensidad de sus paisajes y a la vez muy grande si sigo comiendo palta, asados y pizzas en "Tiramisú".  

 

Un país lleno de contrastes, de personas por conocer y de las que aprender y de cosas que descubrir...

 

Gracias, Chile por adoptarme.

 


18 comentarios

El CORDÓN UMBILICAL DEL EMIGRANTE

Hay lazos que se van aflojando hasta soltarse y otros que, sin embargo, se hacen más fuertes cuando vives fuera. Lazos con personas y lazos, también, con cosas, con rincones y con sensaciones. Pero lo que sin duda se hace más fuerte, casi irrompible, es, más que un lazo, el cordón umbilical con tu país. No te das cuenta de lo increíble que es hasta que lo observas desde fuera con una lágrima made in Spain asomando por los ojos…

 

Cuando vives en el extranjero, lejos de tu país, de de tu casa, de tu familia, amigos y del queso manchego, echas de menos cosas que nunca imaginaste…mi marido, por ejemplo, sueña con unos buenos mejillones en escabeche, de los de la lata redonda, y yo echo de menos salir de trabajar y cruzar el paseo de la Castellana de noche y el primer trago de una caña muy fría y bien tirada bajo el increíble cielo de Madrid, con unas tapitas y mis amigos llorando de la risa con acento Español y en voz muy alta.

 

Y es más fácil estar lejos hoy en día. Las redes sociales acortan las distancias y puedes estar sin estar, como Gran Hermano. Y llegará el día en que te puedan pasar una caña por skype o darte un abrazo por Facebook, no me cabe duda, pero, hasta que llegue ese momento: 

 

¿Qué es lo que más echamos de menos los Españoles en el exilio (al margen de familia y amigos)? He preguntado a 100 españoles que viven en Chile. Esto es lo que me han dicho: 

  1. ¡LOS BARES! Son los claros ganadores de este ranking, por goleada…El 80% lo que más echamos de menos son los bares, con todos sus complementos, salir a tomar una caña con los amigos, el bullicio, las terracitas, el tener un bar en cada esquina donde tomarte una caña o una café. Las barras de los bares, y, en definitiva la vida en torno a ellos (“no hay como el calor del amor en un bar”…):
  • Marta echa de menos "las cañas después del curro en baretos con el suelo lleno de servilletas y cáscaras de gambas… y los chiringos playeros"
  • Jorge, mi vecino, que se ríe con todos los músculos del cuerpo, echa de menos salir a la calle y tener un bar en cada esquina donde tomar una caña, o un café, en la barra. Y echa de menos la gente, porque “en España, siempre hay gente en la calle" y Ana, mi salvavidas, echa de menos "simplemente España".
  • Maria Jesús “Quedar con los amigos en un bar, tomar unos vinos o unas cañas y que cualquiera hable contigo o te sonría porque si".
  •  Francisco Javier “Los bares donde desayunas, almuerzas, cenas, tomas un café con una tostada, una caña con aceitunas…ese punto de encuentro".
  • Patricia, que salvó con sus Lollipopshoes los pies, en constante crecimiento, de mis hijos, sueña con una copa en vaso de balón con mucho hielo y bien preparada. 

2. EL “AMBIENTE” en todas sus formas. El olor, el cielo, el aire, las calles, las carreteras, los pueblos y, sobre todo, la forma de vida y el carácter, todo eso que te hace ser español y que no aprecias hasta que no está a tu alrededor. A las personas: 

  • Bea, el mayor movimiento sísmico de Chile, que con sus diseños Beba Luna viste a Chilenas y Españolas con su toque personal, echa de menos el ambiente, la naturalidad de la gente, y, como no, el estilo…

 

  • Daniel y Agata “¡Las carreteras! Y el ambiente, la calle, la animación de la vida en España”.
  • Miguel y Susana echan de menos “Callejear por Madrid, o por cualquier ciudad” “salir a andar, sólo por pasear, sin tener que ir a ningún sitio”.
  • Casi todos echamos de menos la vida en las calles y la alegría de vivir. Gema “el humor y las conversaciones divertidas” Maria José “hablar y hablar” y Ana “La alegría, el positivismo; la actitud ante la vida”.
  • Jose Ramón el olor, porque "España huele distinto..."

3. LA COMIDA, en todo su esplendor y en todas sus formas: Comidas, productos, el súper, las tapas, los restaurantes…porque, como decía Ludwig Feuerbach, “somos lo que comemos”:

  • María, que me ha llenado el salón de color con sus increíbles alfombras y cojines www.alfombrasetnicas.com “echo de menos las latas de pimientos y la variedad de quesos a un precio asequible” (En Chile son prohibitivos).
  • Jose Ramón las panaderías, los donuts y los cuernos de chocolate, él e Irene se abalanzan a por galletas María, Fontaneda, Marbú y Príncipe en cuanto pisan suelo Español, justo antes de salir de copas hasta las mil.
  • Roberto, Laura o Eva echan de menos ¡El supermercado! La bolsa de la compra, desde Mercadona hasta el corte inglés…muchos (todos) vuelven de las vacaciones con las maletas llenas de todo tipo de cosas escondidas…(pasar la aduana es un riesgo que se asume sin dudar ante la satisfacción de organizar una cena “tipical spanish” con los amigos).
  • Bocadillos de jamón con tomate, las gambas de Huelva (con cabeza) la paella, los quesos, el café, chorizo, croquetas, el cocido montañés y el madrileño, las anchoas, las gulas, el trina, el cacaolat, el pisto riojano, la sidra, un buen cubata en copa  grande, el olor a la comida bien hecha, las tapas, las aceitunas, los guisotes y un largo etc.

Echamos de menos también cosas tan curiosas como las persianas, el transporte público, el empedrado de las calles, las carreteras, la sanidad, la atención en los comercios, la profesionalidad en el sector servicios, la libertad de dejar o no propina, la gente que dice las cosas a la cara, las noches de verano sin chaqueta (…).

 

Todo se resume en levantarte por la mañana sin tener en la cabeza que estás lejos de casa porque, lo que más se echa de menos es estar y vivir España, y a los españoles, escuchar un ¡hola! lleno de alegría bajo el cielo de casa con el olor y el sabor de lo tuyo y con todas nuestras eses, uves, ces, eñes y zetas.

 

Y es que España, sin sentirla desde fuera, es menos España.


12 comentarios

¿Otro idioma...en el mismo idioma?

Desde que vivo en otro país me he dado cuenta en primera persona de la importancia de ponerse “zapatos made in Chile” y ver la realidad a través de sus ojos para poder hablar el mismo lenguaje.

Cuando te zambulles en un país como Chile, sin previo aviso y sin aletas de bucear, es inevitable caer en la tentación de pensar que hablas el mismo idioma y que los códigos, las formas de entender las cosas y el lenguaje son igual que los tuyos. ¡Nada más lejos de la realidad!. Hablas el mismo idioma pero no usas el mismo lenguaje. 

 

No me refiero a las expresiones que suenan a chino para un recién llegado, y que forman parte del lenguaje cotidiano, (ir de carrete (ir de fiesta), pololear (salir con alguien), andar pato (estar sin dinero), al tiro (en seguida), andar achacao (estar angustiado), etc etc), ni siquiera me refiero a las palabras y sus significados, como estos ejemplos con los que he tenido algunas que otras malinterpretaciones, cuanto menos, curiosas: 

 

 

Todavía recuerdo la cara de un profesor cuando le dije que su clase me había parecido "muy chula" , así, sin pestañear...

Recuerdo también mi estupor cuando una compañera, tras un comentario mío, me dijo en voz muy alta y con una sonrisa de oreja a oreja "¡Que seca eres!"...

Ni contar quiero mi cara cuando una amiga me dijo que a su hermano le había tocado la polla...(perdón por la expresión pero en Chile la polla es algo tan poco ordinario como la lotería...).

 

Me refiero a algo que va mucho más allá y que no se arregla con un traductor "Chileno-Español". Si ya nos cuesta entre dos amigas de toda la vida interpretar el clásico "no es por tí..., es por mí" que le dijo Ignacio a Lola cuando la dejó", o a dos compañeros de trabajo valorar de la misma forma los resultados de la empresa "sólo hemos crecido un 2%, nos vamos a pique" frente a un "¡hemos crecido un 2%, que notición, y en plena crisis!" ¿cómo vamos a entendernos dos personas que no compartimos raíces, historia, tipo de educación, entorno, cultura o gastronomía?

 

Cualquier persona, en cualquier parte, tiene su propia, única, personal e intransferible forma de interpretar la realidad. Nos condicionan nuestras experiencias, la historia de nuestro país ¡y de nuestra ciudad!, el colegio al que fuimos, los amigos que hemos tenido, nuestra familia, el lugar/lugares donde vivimos... todo nuestro bagaje va forjando nuestra forma de entender e interpretar la realidad. Llevar los zapatos made in Chile es muy diferente a llevar los fabricados en España. Si viniendo de fuera quieres bucear y vivir el país, y lo que es más difícil, sentirte parte y ser aceptado, tendrás que usar “SUS aletas de bucear” y no las tuyas.

 

Es fundamental entender al otro, antes de intentar que te entienda, para orientar la comunicación y que sea efectiva, encontrar ese lenguaje común que nos haga entendernos.

Es un problema habitual cuando alguien llega de fuera como miembro o responsable de un equipo local (o empresa, o grupo….) el intentar hacer las cosas a “SU manera” como las hacía en “SU país” o en “SU antigua empresa” sin intentar entender por qué las cosas funcionan como funcionan, empaparse de las diferencias culturales y de costumbres entre un país y otro e, incluso, observar al máximo las formas de ser (y estar) en el nuevo entorno. 

 

Para el éxito y la sintonía de un equipo multicultural es fundamental aprender su lenguaje, sus códigos y tener sed de aprendizaje, capacidad de adaptación a un entorno diferente y humildad a la hora de preguntar y, sobre todo, PREGUNTAR, preguntar mucho, a todas a horas y a todo el mundo, hasta poder primero entender para luego, ser entendido. 


1 comentarios

4 diferencias gastronómicas España-Chile

camareros por metro cuadrado, salsas a granel, cantidades estratosféricas, propinas... Tras tres meses comiéndome chile ahí va un pequeño resumen de las diferencias gastroculturales que más me han llamado la atención...ñam.


1. El menú

España:

Raciones "justitas" (salvo excepciones claro) por lo que es habitual pedir un par de entrantes, plato principal e incluso postre y copa. Lo habitual es tomar vino o cerveza con la comida y, si cometes el error de pedir una coca cola, o peor...¡agua! tus acompañantes te mirarán como si te hubieses vuelto loco...

Chile:

Raciones pantagruélicas. Sueles encontrar en la carta entrantes y platos de fondo (el plato principal), siempre los ofrecen acompañados de "agregados" que suelen ser arroz, ensalada o patatas, y no precisamente en raciones anecdóticas por lo que pedir un entrante es casi una aventura. Los platos "a lo pobre" multiplican su pantagruelez por 5. 

Normalmente se toma jugo o limonada con el almuerzo (en Chile se llama comida a la cena).

2. Los camareros

España:

Escasea la especie. Da gracias si encuentras dos o tres por restaurante. Ser camarero Español es un deporte de riesgo, normalmente desbordados y corriendo de un lado a otro. El estrés  forma parte de la profesión y van acompañados casi siempre por la tradicional gota de sudor (se podría pensar incluso que es parte del uniforme).

Chile:

Un camarero por metro cuadrado, lo cual no significa que el servicio sea más eficiente...puedes tener a cinco a tu alrededor sin hacer nada y que no se acerque ninguno si les llamas...tómatelo con calma, en Chile el tiempo es relativo y la frase ultrautilizada de "al tiro" no se debe traducir literalmente, salvo que la pistola esté encasquillada... el estrés no está en el diccionario Chileno.


3. Los platos

España:

Hay mil opciones, cada carta es un mundo, la dieta mediterranea es muy variada, verduras, legumbres, sopas, guisotes, todo tipo de carnes, aves, pescados, pastas, arroces, blablablás.... Puedes comer de tapas, de menú, de raciones, sentado, de pie y hasta haciendo la voltereta. Los pescados y mariscos al natural, cocidos, a la plancha o al horno, ponerles salsas normalmente es un crimen y si les echas queso es posible que te enchironen...El punto de la carne normalmente es poco hecho, o al punto, te miran mal si la pide muy hecha. Antes de comer una cañita es casi sagrada y si sales a cenar nadie te quita la copita en una larga sobremesa...

Chile:

La gastronomía es primahermana de la Peruana, luchan por la propiedad del ceviche, las empanadas y el piscosour.  No hay gran variedad de platos: pastel de choclo (maíz), chupe, palta (aguacate), pescados o mariscos, asados 'al palo', mucho oriental, peruano e Italiano. El mundo sándwich es espectacular y aunque puedes verles comer a todas horas no hay tradición de aperitivo ni de copa de sobremesa (snif).

Mariscos y pescados gigantescos, el otro día vi un mejillón que podría haberme comido a mi.... Los suelen servir con queso parmesano o salsas de todo tipo  (a todo le echan salsas). Las frutas y las verduras ¡multiplican su sabor! los zumos son siempre naturales y hasta la lechuga es de verdad, nada de mezclum caradura...

4. La cuenta

España:

En España, tras pedir la cuenta, a la hora de pagar la propina depende más del comensal que del servicio... lo que está claro es que si el servicio es malo la propina es inexistente, y con queja incluida.

Somos viscerales y defendemos nuestros gastroderechos en voz alta (muy alta...).

Chile:

No se pide la cuenta, se cancela. Aunque te hayan pegado con el plato en la cabeza al servirte, tras una hora de espera, la propina obligada es del 10% y suele ir incluida en la cuenta. El Chileno nunca se quejará directamente, no está en su ADN. Son muy disciplinados y educados, la sangre corre a otro ritmo por sus venas.

Siempre te preguntarán " ¿quiere boleta o factura?" y "¿con cuotas o sin cuotas (a plazos)?" aunque te hayas tomado sólo un café. 

Eso si, los precios no tienen nada que envidiar a los Españoles, lamentablemente, en este aspecto, no tenemos diferencias... Chile es igual de caro que España, o más, gracias a dios como no me entero con los pesos, casi no me doy cuenta y vivo más  feliz...

 

Como colofón sólo  decir que lo mejor es poder comparar probarlo todo y quedarse con lo mejor de cada mundo: ÑAM, SLURP, MELAN MELAN...


0 comentarios

REDECORANDO MI VIDA

A pocas personas se les presenta la oportunidad de reinventarse y rediseñar su vida profesional, así que, desde que he llegado a Chile, me siento como en un anuncio de Ikea.

 

No penséis que es fácil…tuve el síndrome de la escritora primeriza sentada ante una página en blanco durante horas (sólo que mi hiperactividad me impedía estar sentada durante horas frente a nada…). En mi cabeza una maraña de ideas entre las que se encontraban, además de la posibilidad de continuar trabajando en mi "zona de confort" (RRHH o Comunicación interna) en alguna empresa Chilena:

 

  • ¡Quiero escribir un blog! Porque me divierte mucho escribir…lo de la página en blanco era una metáfora, se me salen las palabras por las orejas y me da miedo que escapen volando sin poder ser plasmadas en algún lugar de ninguna parte. ¿Se podrá convertir en algo remunerado…?. Gracias a mi amiga Mar y al curso HelloBlogging! (www.hellocreatividad.com) , donde ya he descubierto miles de cosas, espero saber cómo. 
  •  ¡Quiero dar clases! Porque me chifla enseñar, me lo paso bomba diseñando un curso, pensando como conectar con los asistentes, buscando recursos, anécdotas y videos divertidos. Me apasionaba poder ayudar a estudiantes, en busca de rumbo, a encontrar respuestas. Tenía un retorno increíble el ver encenderse una luz con la que antes no contaban, eso no se paga con dinero…Pero, ¿me servirá aquí mi experiencia en España? ¿cómo podré meter la cabeza en la universidad?. Complicado, pero no imposible, como dirían en Adidas, "impossible is nothing"
  •  ¡Quiero trabajar con gente y conocer nuevas historias! Porque toda mi vida he sido una devoradora de historias, o una cuentista, en todas sus acepciones, por eso me gustan tanto la selección y los RRHH. Cada entrevista te permite asomarte a una historia, y a una vida, recuerdo a todas y cada una de las personas a las que he entrevistado, y son muchas, muchísimas (sin embargo nunca recuerdo dónde he aparcado el coche, dónde está nada, ni cuantos años tengo... memoria selectiva dice mi marido...). También he sido siempre una "exploradora del pasillo" y resulta que, después de 15 años de BROLSULTORIO escuchando y compartiendo las historias, las preocupaciones y las alegrías de muchas personas increíbles (en todos los sentidos, que de todo hay en la viña…) he venido a aterrizar en Chile y he descubierto que eso que yo hacía de forma asilvestrada de escuchar, entender y y ayudar a que fluyese “el pasillo”  es una disciplina, se estudia, y se llama Coaching. Y aquí estoy, en medio de un programa para certificarme como Coach en el que, además de aprender un montón de cosas y conocer a gente de lo más interesante (con sus respectivas historias, por supuesto), aprovecho para ordenar mis ideas. Resulta que Chile es la cuna del Coaching Ontológico ¿casualidad...? ¡Gracias Marta Sotillo por abrirme esta nueva ventana al mundo!

¿En qué desembocará todo esto? De momento creo que tengo más que suficiente hasta que mi garbanzo tome forma y tenga nombre, cara, ojos y un poco de historia propia.  Hasta entonces estaré la mar de entretenida poniendo las bases de mis próximos retos y aprovechando cada minuto de esta experiencia vital al máximo.


1 comentarios

¿WOMANTIRIZADAS?

 

El domingo fue el día de la madre en España y esta semana lo será en Chile. Aquí se eleva al cubo el bombo y platillo, llevamos dos semanas de recordatorios en forma de escaparates, carteles, flores y corazones.

 

Siempre me ha parecido una celebración exagerada y sin mucho sentido, no me gustan las miles de frases empalagosas confeccionadas por creativos de grandes almacenes que se ven por todas partes a lo “vivan las mujeres y las madres más”, “tú puedes con todo campeona” "eres la mejor madre del mundo" o similar (siempre con mucha exclamación y rimas facilonas).

 

Más de 130 millones de mujeres dan a luz cada año en el mundo, no creo que todas sean madres angelicales y perfectas, ni que todas ellas, por el mero hecho de dar a luz, fueran premiadas con el carnet de tías estupendas y geniales. Pues habrá de todo…las habrá geniales, desastrosas e, incluso, unas cuantas delincuentes peligrosas.

 

 

 

 

A mi alguna incluso se me ha colado en el supermercado o lo que es peor, ¡en la cola de Zara! o me ha levantado la plaza de parking con alevosía.

 

Pienso que la maternidad es una decisión que se toma, casi siempre, conscientemente.  Son opciones, tus opciones, o no, porque en algunos casos no se tiene la opción de elegir pero yo, que he podido hacerlo, me siento afortunada y no creo que requiera ningún reconocimiento por ello. No, yo no soy una womantirizada, ni vivo presionada por el yugo de ser mujer y madre. Para mí el día de la madre es todos los días, al igual que el día del padre o el día del hijo, del abuelo o del amigo y no me parece desde luego ningún castigo el ser madre como para que me tengan que felicitar por ello, no tiene mayor mérito que no serlo.

 

Dicho esto, si alguien me quiere hacer un regalo por el día de la madre estaré encantada de aceptarlo y gritaré vivan las madres campeonas a voz en cuello si es necesario :).


6 comentarios

Y de repente...¡un chilenito!

 

Mis primeras semanas en Chile se podrían resumir en: "¿dónde estoy ? ¿dónde voy? ¿cómo voy? ¿Y los niños? ¿por qué esta casa nunca está limpia? ¿Qué dice este señor que habla español pero parece coreano? ¿y que veo en la tele, dónde están Masterchef, los telediarios, o, Pekín Express?, ¿Quiénes son estos que aquí dicen que son famosos y a mi no me suenan de nada?" si hasta echo de menos a Jorge Javier Vazquez, Chicote o Pablo Motos... que ya es decir...

 

En estos momentos de vulnerabilidad e incertidumbre mi amiga y vecina Bea, la persona más deportista y activa que he conocido, me arrastró, cual entrenadora personal en un programa de obesos morbidos que bajan 70 kilos en un mes, a un club deportivo que hay al lado de casa, el Club 50, donde durante diez días hice mas deporte que en toda mi vida...bicicleta, correr, nadar, aquagym, yoga...Por cierto, que de este club nos echaron, impresentablemente, por hablar alto..."estos españoles como alborotan..." luego nos readmitieron pero ya era tarde para mí y para mi cuerpoescombro.

 

Si, nunca estuve tan en forma ni tan delgada perooo...y ¿por qué esta barriga (guata en Chileno) no baja? me preguntaba. Pues la respuesta la encontré de la mano de "predictor" ¡¡Estoy embarazada!!. Lo cierto es que ha sido una sorpresa inesperada (como todas las sorpresas) y por lo tanto aún más emocionante, estamos súper felices y casi he pasado el primer trimestre, literalmente, sin enterarme.

 

Es un momento inmejorable para poder vivir un embarazo sin estrés, sin correr por los pasillos del curro haciendo malabarismos con 200 temas urgentes y 100 importantes, llegando in extremis para estar con los niños en el jardín y contar unos cuentos a los vecinos con la blackberry vibrando en el bolsillo. Y ojo, que no digo que no me gustase, me gustaba mucho, son formas distintas pero igual de intensas e ilusionantes de vivir el binomio maternidad/profesionalidad y cada una debería poder elegir la suya sin ser o sentirse juzgada. Yo sentía mi vida muy completa con un trabajo exigente pero motivante y una familia estupenda y ese era mi equilibrio. Qué le vamos a hacer, me va ir corriendo a todas partes  y hacer miles de cosas...

 

Aquí en Chile, de momento, compagino clases de inglés y certificación en coaching con nuestra integración en el país y un "curso vivencial acelerado", dadas las circunstancias, sobre la sanidad chilena que es, por encima de todas las cosas, CARA, CARISIMA: cómo tener un bebé (guagua) en Chile sin morir desangrado (y no me refiero a los análisis sino a la cuenta corriente). Para que os hagáis una idea una consulta ginecológica son 50.000 pesos (70€ más todo lo que te hagan aparte, ecografía, etc) y dar a luz, si es entre semana y de día, si no sube considerablemente, te puede salir por 5 millones de pesos (6.600€).

 

Así que parece que las páginas de mi libro Chileno se van rellenando de cosas mucho mas importantes de las que en un principio tenía planificadas porque la vida no se puede planificar, no para de darte sorpresas y, en este caso, regalos ¡YUJU!

5 comentarios

Encuentros en la tercera fase: integración chilena

¡Sólo ha pasado un segundo y resulta que llevamos más de un mes en Chile! Y eso que aquí (o acá) utilizan otros relojes para medir el tiempo, unos que van mucho mas despacio, y la vida tiene otra velocidad...

No para nosotros, en este mes nos han pasado muchas cosas y hemos aprendido muchas más.

 

- Lugares:

Hemos descubierto lugares increíbles, como Valparaíso con su alma bohemia o la región de los Lagos con su naturaleza inmensa y sus volcanes de película. Ceviches, pescados gigantes, verduras y frutas que saben a verduras y frutas y paisajes extremos que hacen que se te quede cara de Paco Martinez Soria...

 

-Costumbres:

Nos hemos vuelto locos buscando los "útiles escolares", explorando el súper para adivinar qué es qué e intentando entender a los Chilenos que te dicen "voy al tiro" y tardan indefinidamente, que no saben decir que no, aunque no signifique necesariamente que te digan que si, o que te dan un beso cada vez que te ven pero sin embargo te observan con recelo mientras piensan "otros Españoles gritones, directos y que van corriendo a todas partes".

 

 

 - Personas:

Lo mejor de estas semana, sin duda, ha sido conocer gente increíble; mis vecinas salvavidas que me han acogido cuando no me había dado tiempo aún de haber dejado las maletas, los expatriados españoles, que son como mercurio y abren la puerta al que llega de fuera casi sin preguntar, personas que han sabido reinventarse lejos de casa con iniciativa, ilusión, energía y talento que es un lujo conocer. También muchos Chilenos que nos han dejado entrar en sus casas y conocer un trocito de su historia, y todas esas personas que se están convirtiendo en parte de nuestra vida aquí y con las que hemos compartido ya cumpleaños, cenas, almuerzos, "conversas", anécdotas, alguna copa, deporte (quién me lo iba a decir, si yo solo corría si me perseguían) y hasta un karaoke. 

 

Así que el balance pese a las mil complicaciones iniciales (La horrible polución que te obliga a quitarte los zapatos al llegar a casa para no dejar el suelo negro, que no haya llegado aún la mudanza, no entender nada en una reunión del cole, poner cara de poker cuando te dicen que compres "la cotona o el polerón") es más que positivo con la ilusión de no habernos equivocado, de estar aprovechando esta experiencia con los 5 sentidos y de que por delante nos esperan momentos, lugares e historias aún mejores en esta aventura que me encantará compartir con vosotros.


3 comentarios

Avanzadilla triunfal - Chileando

Tras catorce horas de vuelo, una más por cortesía de una señora loca que viajaba en primera y a la que hicieron bajarse del avión por conducta agresiva, aterrizamos en Santiago de Chile escudriñando con los cinco sentidos (yo incluso con el sexto) nuestro nuevo hogar. Raúl con sus ojos de ingeniero analizando en silencio con profundidad abismal mientras salen números y simbolos ininteligibles de su cabeza, y yo, con mis gafas de colores, que me hacen ver el mundo color de rosa.

 

Llegamos al hotel Atton Las Condes, nos quitamos los calcetines, jerseys, plumas y botas y los cambiamos por sandalias, camisetas, y pantalones cortos acorde a los 25 grados del verano Chileno. Nos vamos a comer a un centro comercial gigante. Rascacielos por todas partes, muchas zonas verdes con columpios que esperan a Sol y a Guille y ¡SI! ¡Hay Zara!

 

Tras una siesta reparadora escribo a mis futuras amigas desconocidas para quedar con ellas. Mery, amiga de la cuñada de mi vecina, y Ana, amiga de Mar, uno de mis mejores descubrimientos en mis inicios en Cuatre que tras compartir unos años de despacho y pasillo me ayudó a lanzarme al mundo bloguero (otra loca hiperactiva e hipersocial con gafas de colores…).

 

Tras varias semanas escribiendo a colegios sin éxito, ya empezaba a pensar que mi flor en el culo se estaba marchitando, pero no... Volviendo al hotel vemos un colegio y decidimos entrar a probar suerte. Resultado: Sol matriculada y un peso menos sobre nuestras espaldas.

 

Nuestro segundo día en Chile nos recibía con intensidad…Paola nos venía a buscar al hotel a las 9.00H para llevarnos a ver, nada mas y nada menos que 10 casas en una mañana…tras conseguir disuadir a Raul de quedarse con una especie de fusión entre nave espacial y mansion playboy (teles de plasma en todas las habitaciones, e incluyo los baños, jacuzzi futurista, vestidores en todas las habitaciones con luces rojas…) cerramos “departamento amoblado” en el Golf de las Condes, una zona preciosa y una casa que me ha chiflado. Saliendo por la puerta me encuentro una guardería, resultado: Guille ya tiene guarde.

 

 

El sábado tenemos una fiesta en la que no conocemos a nadie pero en la que conoceremos a muchos. Así que ya solo nos queda conocer a Meri, mañana comemos con ella. Y a Ana, pendiente de cerrar. Y a una amiga de mi tia Mercedes, como no consiga quedar con ella es capaz de venir a nado a por mí.

 

Por supuesto nos hemos lanzamos al gastrocimiento: Ceviches, pisco sour, pulpo, tequeños, pescados, machas con parmesano, carnes… ÑAM, pero esto es para otro post J.

 

Algunos consejos para un español en Chile tras nuestra “vasta experiencia” de estos días:

 

  • Si vas a saludar un Chileno no le des dos besos…cuando vayas a dar el segundo pasará una bola del oeste o bien con la inercia puedes romperte los piños…en Chile se saluda solo con un beso.
  • Si buscas casa (departamento) que no sea en un piso alto, con los terremotos se mueven los edificios y siempre es mejor bajar dos o tres que bajar 14. El último fue en septiembre de 2015, mis futuros vecinos durmieron en la piscina…
  • En Chile comen con zumo normalmente de color verde. Hoy descubrimos que son de lima y hierbabuena.
  • En los restaurantes (restoranes) hay unos 100 camareros por metro cuadrado, aun asi no son muy rápidos y no, por lo general no son simpáticos, y siempre te cobran la propina del 10%.
  • Si pides una caña y te preguntan ¿quiere decir un schop?” no digas que si…te traerán un litro de cerveza.  
  • Las raciones son gigantes hasta para dos triperos galardonados como nosotros, si pides algo “a lo pobre” significa que con tu plato podrás alimentar a pais y medio…(ejemplo: carne a lo pobre = cuatro filetes con tres kilos de patatas fritas dos huevos fritos y 23 cebollas).

 

En resumen: Me encanta Chile, ya estoy Enchiliada y deseando volver con los niños.

 


4 comentarios

Un cumpleaños, una "sorpresa", muchos amigos y un video genial

 

Mi ansiedad me impide esperar a que se me pase la resaca del mejor cumpleaños de los últimos 39 … y eso que el listón estaba alto, muy alto, tras tantas aperimidameriendacenas eternas en Barriletes, o el bar cutrón por Orense, de cuyo nombre nunca pude acordarme, y que ha sido testigo de múltiples volteretas, meteduras de pata, risas, exaltaciones de la amistad, cañas y alitas de pollo. 

 

Llevaba unos días agobiada porque, por primera vez en estos 39 años que tengo un mi haber, no me había dado tiempo a organizar nada por mi cumple, imperdonable teniendo en cuenta que hoy volamos con rumbo a Chile… 

  

Y aunque es imposible, al menos en mi caso, que una fiesta sorpresa sea sorpresa (especialmente cuando media humanidad insiste en darte pistas infinitas para que descubras que tus increíbles amigas y hermanas te han organizado una fiestón…) la verdad es que es lo de menos, porque lo de más es la emoción de ver a casi toda la gente que quieres reunida, con los líquidos que mas quieres también reunidos, un catering rico rico en Bienmesabe, y un video que reúne algunos de los momentos mas humillantes de mi vida.

 

 

 

 

Gracias chicas, no podíais haber hecho uno con los momentos donde he estado mas favorecida o he salvado a la humanidad del holocausto, no, tenían que ser los mas humillantes…J, yo os hubiera hecho lo mismo claro…

  

Os quiero infinito, espero que el año que viene hayáis ahorrado para celebrar los 40 en Chile… 

 

Os dejo un resumen del video en el que, como por arte de magia, y de windows movie maker, han desaparecido los momentos humillantes, los míos, ya que no puedo dejar a los seguidores de este blog sin la voltereta de mi madre… no tiene desperdicio.

 

Desde que hice una voltereta en la boda de mi amiga Cris Santamaría nunca he podido asistir a un evento que se precie sin que me reclamen el hacer la voltereta al grito "voltereta Oe, voltereta oe"... incluida mi propia boda....de ahí el "homenaje de mis hermanas y mi madre en el video... está claro que no lo saqué de ellas...

 

 


5 comentarios

El pasillo

Una persona a la que admiro me dijo una vez: "para luchar contra el pasillo, hay que estar en el pasillo" y entonces entendí que escuchar al pasillo debía ser una función clave en RRHH.

 

En las organizaciones muchas veces nos olvidamos de la importancia de la comunicación con los equipos, nos olvidamos de los intangibles, de lo que hay por detrás de las funciones de los números y de los datos. Nos olvidamos del alma. Y, lo subjetivo, es un factor muy a tener en cuenta; la satisfacción del equipo debe entrar siempre en la ecuación. 

 

Uno de los grandes problemas de las empresas, que desemboca y se amplifica en el pasillo, es la falta de entendimiento intergeneracional. Los directores, managers o gerentes muchas veces no entienden (o no conocen) las necesidades, inquietudes y expectativas de las nuevas generaciones lo que provoca malestar y, en ocasiones, fuga de talento.

 

En un lado del pasillo, el del management,  es habitual el discurso puescuandoyoerajoven que engloba afirmaciones como  "los jóvenes de ahora no tienen compromiso", "nosotros trabajábamos más y mejor y no nos quejábamos tanto" etc. La verdad es que esto no es nada nuevo; Sócrates ya afirmaba hace miles de años: "Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad (...) contradicen a sus padres y le faltan al respeto a sus maestros", así que se trata de un enfoque muy, muy viejuno.

 

Al otro lado del pasillo, el discurso varía y es mas del estilo soyunincomprendidoynosemetieneencuenta con afirmaciones como "no me lo ha propuesto y sabe perfectamente que yo...", "nunca nos explican nada", "nos ven como a tuercas"...

   

 

Lo cierto es que tu jefe no es tu padre y no tiene por qué saber lo que te pasa si tú no se lo dices, y tu subordinado no es tu hijo, para el éxito de cualquier equipo es necesario escuchar, comunicar, comprender y ceder y esta es la clave para minimizar el impacto del pasillo.

 

Dedicamos mucho tiempo a trazar las lineas estratégicas, a preparar planes de negocio, a desarrollar proyectos y a tomar decisiones, pero una vez que tenemos "el producto" no invertimos el mismo esfuerzo en cómo lo vamos a comunicar: cómo afecta a las diferentes personas o colectivos, posibles daños colaterales y como minimizarlos, personas clave en ese proceso, aliados estratégicos... Y esto es casi más importante que lo anterior. Y la clave está en trasladar los mensajes según el punto de vista del otro, teniendo en cuenta sus motivaciones y sus preocupaciones. Sólo hay que saber escuchar, porque a todos nos gusta que nos escuchen y, si sabes hacer las preguntas adecuadas, obtendrás las respuestas adecuadas.

 

He visto muchas veces como la pereza a enfrentarse con situaciones delicadas hace que no se trasladen determinados mensajes. Nos encanta comunicar al "protagonista" una promoción o un premio, sin embargo muchas veces no nos planteamos como afectará esta decisión al resto del equipo, no explicamos a aquellos que tenían expectativas de promocionar o de conseguir ese premio el motivo de la decisión. Y, el pasillo, muchas veces, es injusto con el premiado.

 

Es más facil pensar que si no te enfrentas a un problema o a una situación esta desaparece... pero no desaparece, se magnifica, y el pasillo es un excelente canal de comunicación, incontrolable, distorsionador y de gran alcance, especialmente si no se tiene otro.


Un adiós o un hasta luego...

Hoy es un día raro, muy raro…un día de despedidas y un día de máximas emociones. Dejo al equipo que me ha hecho crecer como profesional y un proyecto del que me he sentido orgullosa de formar parte. 

 

La verdad es que soy una afortunada porque, durante estos ocho años en Cuatrecasas, nunca me ha costado levantarme un lunes y esto es algo de lo que pocas personas pueden presumir. Y cuando dices adiós, o hasta luego, es cuando ves las cosas aún con más perspectiva.

 

Mi último día en Cuatrecasas ha coincidido casualmente con la fiesta de Navidad, la Junta de socios, y con un viernes veraniego de diciembre. A traición, con engaño y sin previo aviso, me hicieron bajar a la Junta de socios.

 

Como introducción, para los que no conozcáis el sector legal, os diré que un socio de un despacho de primera línea es, por definición, una especie aparte:

 

El socio es, por lo general, un animal sumamente inteligente, con una cabeza privilegiada, máxima capacidad para el malabarismo y la multitarea, poco tiempo disponible, superpoderes, jurídicos y no jurídicos, como la supervelocidad y la visión de rayos x (que les permiten detectar un doble espacio o una errata en un documento de 500 páginas en menos de un segundo) y claras dotes de mando. Al margen de estas notas comunes a todos hay muchas variantes, como en todo ecosistema, unos son más organizados, otros gestionan mejor sus equipos, los hay más y menos simpáticos, algunos saben escuchar mejor, otros solo oyen, algunos flotan, otros andan con los pies en el suelo...

 

 

Así que, volviendo al momento Junta, os podréis imaginar, tras mi definición y teniendo en cuenta que allí se reunía casi toda la especie, que me encontré en un entorno en el que incluso un superhéroe se sentiría intimidado, especialmente cuando, tras unas palabras muy cariñosas del Presidente, que mantendré para siempre en mi haber, me acercaron un micrófono, así, sin anestesia. Y allí subida y micrófono en mano (tentada de cantar algo, todo hay que decirlo...) abrí la boca y esto es lo que me salió sin pensarlo mucho, o nada: “Nunca me he sentido tan orgullosa de formar parte de algo, he tenido la oportunidad de trabajar directa o indirectamente con casi todos vosotros. Cada uno tiene algo que lo hace especial y único, y si conseguís unir toda esa genialidad y trabajar todos a una conseguiréis cualquier cosa que os propongáis”. Espero volver tras esta etapa en Chile a seguir compartiendo profesión y vida con un equipo inmejorable en todos los sentidos (y no lo digo por haber  tenido parte de culpa en la incorporacion de muchos de ellos :))

 

Creo que mantuve la compostura porque ya la había perdido por completo cuando, un rato antes, mis compañeros y amigos me sorprendieron con este lip dub (no tiene desperdicio, lo he visto unas mil veces...) que proyectaron en una sala de reuniones conectados por videoconferencia con el equipo de Barcelona. ¿Cómo mantener la compostura ante algo así?

Como resultado le hice un homenaje a Maná: Te lloré todo un río...

 

Tras las copas de navidad que tuvieron lugar a continuación, y en las que pude recuperar, gracias a unos gintonics, los líquidos que había perdido tras tantas despedidas de gente increíble, puedo decir oficialmente que termina un capítulo genial, de esos que te dejan con ganas de más, de mucho más, y empieza uno nuevo con la primera página en blanco por escribir.

 

 


7 comentarios

ENCHILIADA

Me quedan unas pocas semanas para finalizar una etapa de mi vida y dar un salto mortal hacia un destino desconocido pero, como todos los destinos, lleno de posibilidades. despedidas, presentaciones, investigación, búsqueda, cierres y aperturas...

 

Hace unas semanas decidimos aceptar la oferta de expatriación a Chile que le hacían a mi marido y estamos en una olla a presión de emociones. Diría que la que más pesa es la ilusión pero seguida muy de cerca por los nervios… Él es ingeniero de caminos en una constructora y yo trabajo en RRHH en Cuatrecasas en algo que podría definirse como “traducción y consultorio intergeneracional”.

  

Es divertido como enfocamos de forma diferente estos cambios mi marido y yo. Él es sumamente prudente, racional, inteligente, serio y reservado. Yo soy digamos “menos prudente”, extrovertida en extremo, hiperactiva y con una necesidad constante de compartir con todo el mundo lo que se me pasa por la cabeza.

 

Cuando tomamos la decisión él tardó 15 minutos en decirme que no lo podía contar, demasiado tiempo para un notición estratosférico: ¡Yo ya había hablado con unas 16 personas…él ha tardado dos semanas ¡DOS SEMANAS! en decírselo a su familia. En fin…cambios de enfoque. 

 

Suelo orientar a estudiantes universitarios sobre salidas profesionales: “¿Qué harías con tu vida si tuvieras tiempo y dinero ilimitados?” les pregunto. Creo que hay que optar siempre por lo que te haga feliz porque sólo hay una vida, con una faceta personal y otra profesional, pero solo es una.

 

Ahora, que empiezo desde cero, me debo hacer a mí misma esta pregunta que me resulta difícil de responder porque mi vida me parece ya muy completa y mi trabajo me apasiona. 

 

Mientras intento responderme para reinventarme a mi alrededor escucho cosas como: “que valiente, yo no me iría nunca” "¿Y vas a renunciar a tu carrera profesional? Claro, es normal, así puedes dedicarte a los niños” “Uff, si acabáis de compraros la casa” o “¡Qué suerte! Ahora, ¡a vivir!”… Hay para todos los gustos, pero muy poca gente es capaz de pensar poniéndose en tu lugar, desde otro punto de vista que no sea el suyo, por mucho que te conozcan.

 

Puedo llegar a decir cosas como “mejor vamos a otro sitio que en ese ya estuvimos una vez”, siempre me ha encantado descubrir cosas nuevas, conocer gente, probar comidas exóticas, ir a sitios nuevos, viajar, emprender proyectos…Todo lo que sea novedad me ilusiona. Sí, qué pasa, soy una novelera, así que os podréis imaginar que no he puesto trabas a esta aventura, que para mí no supone una renuncia sino un nuevo reto que aprovecharé al 200%. 

 

Partimos de cero, no conocemos a nadie, ni hemos estado nunca allí, esto lo hace aún más ilusionante. A medida que voy despidiéndome de la gente que me importa, que es mucha y muy variada, me van poniendo en contacto con amigos suyos que están en Chile, es curioso como de repente todo el mundo conoce a alguien allí.

 

Me pesa dejar mi trabajo, porque soy una privilegiada y disfruto al máximo con lo que hago, y porque es un lugar increíble, lleno de personas alucinantes de las que he aprendido infinidad de cosas y donde siempre me he sentido querida. Me pesa dejar a nuestros amigos y compañeros, no poder abrazarles todas las semanas, y no poder reírme con ellos a carcajadas. Me pesa dejar a mi familia, incluso a la política ;) que ya es también mi familia, y no poder pasar los domingos de aperitivos y cañas con unos y otros.

 

Pero en la balanza pesan más la ilusión de emprender nuevos proyectos, de conocer nuevas culturas, de aprender de otras personas, de reírme también a carcajadas (con otro acento, ¿por qué no?) y de volver dentro de unos años con la mochila llena de nuevas experiencias para compartirlas con todos ellos porque la vida, es como te la tomes, y no hay que dejarla pasar sino comérsela a bocados aun sin saber muy bien a qué sabrá... ya os lo iré contando.

0 comentarios

Algo sobre mí


¿Qué encontrarás en mi blog?

En Un punto de vista formarás parte de mi triángulo de las Bermudas particular (Madrid, Santander y...ahora, Chile) con gastronomía de aquí y de allí, historias de personas (y de algún "personaje"), entrevistas, equivocaciones, aciertos y una aventura contada con algo de ironía, buen humor y, sobre todo, desde un vaso  medio lleno.  ¿Me acompañas?


¿Quién es esta que te cuenta "su vida"?

  • Soy Blanca, Santanderina de nacimiento, Canaria durante 14 años, Madrileña de formación y profesión y Chilena de adopción.
  • Tengo dos hijos, Sol, lista como una ardilla, y Guille, un terremoto con cara de gamberro (y lo que no es la cara). Y un marido, Raúl, que es un santo varón (dicho por cualquiera que me conozca...no digo más).
  • Mi marido se casó conmigo por mi energía y mi optimismo, yo me casé con él porque era mas listo que el hambre y "me podía" (y porque sabía hacer la declaración de la renta :)).
  • Me faltan horas en el día, me las roban por la noche, y no puedo parar un segundo de maquinar...
  • Son hiperactiva, muy "novelera" y mi frase mas repetida es "ha sido el mejor día de mi vida" ...
  • Estudié Derecho, hice un master en RRHH y me encanta la comunicación desde la perspectiva de las personas.



.